Se vuelca solidaridad a favor de Jesús Villavicencio y su esposa; CODHEM inicia investigación de oficio

0
4238
FOTO: Juan Hernández

POR Gerardo GARCÍA

Luego de que 8 Columnas diera a conocer la historia de Jesús Villavicencio Pérez y su esposa, internada sin un diagnostico positivo o negativo de COVID-19 y con un adeudo de cerca del millón de pesos, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM) emprendió una investigación de oficio y paralelamente la solidaridad de la sociedad se volcó a su favor, al ofrecerse a apoyarlos económicamente y moralmente.

Por una parte, el organismo público a cargo del ombudsperson, Jorge Olvera García difundió que la indagatoria, CODHEM/TOL/640/2020, girará sobre la probable vulneración del derecho a la accesibilidad a los servicios de salud. Esto lo dio a conocer a través de sus redes sociales.

“Por la probable vulneración del derecho a la accesibilidad a los servicios de salud esta Defensoría ha iniciado la carpeta de investigación de oficio con la expediente núm. CODHEM/TOL/640/2020”.

A la par, una vez que la opinión conoció de la historia que comenzó el 8 de junio, externó su indignación y apoyo solidario a Villavicencio Pérez y su mujer que ha estado 50 días batallando con un virus que aún no se determina si es o no COVID-19, en el Centro Médico “Lic. Arturo Montiel Rojas” del ISSEMyM en Metepec.

Entre las propuestas emitidas en cuentas de Facebook es conocer personalmente al señor para poder entregarle un apoyo económico de manera personal y desinteresada.

“Buena tarde, alguien sabrá si aún se encuentra ahí el señor? Para poder ir mañana a dejarle algo”.

“El Señor tendrá alguna cuenta para que podamos ayudar”.

Además, otros plantearon la idea de unirse a la causa de Jesús Villavicencio Pérez y su esposa para que sea escuchado o se organice algo a su favor.

Desde el 8 de junio, Jesús Villavicencio Pérez ingreso a su esposa al nosocomio del ISSEMyM, al estar convulsionando y de habérsele negado el servicio en otros espacios médicos.

A 50 días, ya recibió una cuenta de casi un millón de pesos por la atención médica, cifra que reconoce no la tiene ni la tendrá. Admite que no es derechohabiente, pero jamás pensó que le cobran eso pues era un asunto de vida o muerte.

Las banquetas del hospital las ha hecho su hogar, donde en un rincón de un costado de la puerta duerme todos los días porque no se irá sin que su mujer sea dada de alta.

Gerardo GARCÍA HERNÁNDEZ
FACEBOOK: Gerard García
TWITTER:@GeraGaHer