«Secuestran» a empresa

1
111
Afectan a trabajadores… Un grupo de taxistas de la zona industrial de Lerma impidió ayer el paso a decenas de trabajadores de la empresa «Uniformes Industriales», como medida de presión para que este consorcio les pague viajes contratados con anterioridad. Los ruleteros atravesaron sus unidades en la entrada y no se quitaron hasta que ejecutivos de la empresa firmaron un pagaré. (Foto: Francisco Martínez).

* Ruleteros de Lerma impidieron acceso a empleados porque consorcio no les ha pagado viajes contratados.

Isabel Blancas

Una empresa de Lerma fue prácticamente secuestrada este martes por un grupo de taxistas liderados por Oscar Peña, quienes demandan les sea pagado el adeudo que este establecimiento tiene con ellos.
Desde temprana hora, los más de 300 empleados que laboran en esta empresa de nombre Uniformes Empresariales, ubicada en el parque industrial de Lerma, no pudieron entrar a laborar pues estos taxistas les impedían el paso. Rossana Vera, directora de Recursos Humanos de la empresa reconoció un adeudo con los taxistas; sin embargo, dijo que el problema es que les están cobrando más de lo que se debe.
Relató que anteriormente trabajaban con estos taxistas para hacerles servicios por la noche, ya que el 80 por ciento de su personal es femenino pero al paso del tiempo fueron abusando e incrementando indiscriminadamente sus tarifas, por lo que dejaron de solicitar sus servicios. «Desde abril nosotros tenemos un adeudo con ellos de 120 mil pesos aproximadamente, el asunto es que ellos argumentan que el adeudo es de más de 180 mil pesos».
Resaltó que no se niegan a pagar pero no esa cantidad pues los empresarios tienen registros de los adeudos, al inicio era cerca de 250 mil pesos lo que se adeudaba y no han dejado de pagar para saldarla. «Dejamos de usarlos porque ya eran excesivos los costos, nos estaban cobrando 100 pesos por una dejada al centro de Lerma cuando estamos muy cerca así que decidimos dejar de trabajar con ellos y ahora nos están causando pérdidas irreparables que tampoco quieren asumir».