Preservación de manglares mexicanos ayuda a mitigar cambio climático

0
99

REDACCIÓN

México ha perdido aproximadamente 30 por ciento de sus manglares, que ofrecen una gran aportación contra el cambio climático y, aunque hay avances en las leyes y normas que buscan proteger el ambiente, continua el deterioro de estos sitios.

Jorge Alfredo Herrera Silveira, investigador del Departamento de Recursos del Mar del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav)-Mérida, expuso que esos ecosistemas han sido afectados principalmente por la tala, cambios hidrológicos y de uso del suelo para desarrollar actividades agrícolas, ganaderas, acuícolas y turísticas.

Alertó además que, de acuerdo con evaluaciones de la Alianza Global de Manglares, en las últimas dos décadas se ha perdido alrededor de 35 por ciento de éstos en el mundo.

Herrera Silveira destacó que de acuerdo con el informe “Manglares de México. Actualización y exploración de los datos del sistema de monitoreo 1970/1980−2015”, de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) el país está entre los cinco con mayor extensión de manglares.

En 2015 se registraron 775 mil 555 hectáreas de manglares distribuidos en los 17 estados costeros del territorio nacional.

En un comunicado de la Academia Mexicana de Ciencias, el experto sostuvo que se trata de un tipo de vegetación característica de las zonas costeras de los trópicos y subtrópicos compuesta de una o varias especies de árboles y arbustos.

“Son los ecosistemas que por unidad de área retienen más carbono que cualquier otro ecosistema terrestre, razón por la cual su restauración y conservación puede contribuir a la mitigación del cambio climático, ya que captan el CO2 y lo almacenan evitando su emisión hacia la atmósfera”.

Apuntó que los manglares actúan como sistemas naturales de control de inundaciones; barreras contra huracanes; controlan la erosión; mantienen procesos de sedimentación; sirven de refugio de fauna silvestre y de importancia comercial y recientemente se ha identificado que son grandes captadores y almacenadores de CO2 atmosférico.

Como parte de los proyectos de investigación que se realizan está identificar, evaluar, medir y contabilizar los almacenes de carbono en los manglares, ya que México tiene la oportunidad de contribuir con las estrategias de mitigación ante el cambio climático, al contar con una extensión de manglar que lo coloca en el cuarto lugar a nivel mundial.

“Nuestro país tiene diferentes climas, geomorfologías e hidrologías, lo que favorece la existencia de diferentes tipos de manglar, estamos estudiando esta variabilidad y su relación con los almacenes de carbono en los manglares dentro de la península de Yucatán, desde Laguna de Términos, en la costa del Golfo de México hasta Chetumal en Quintana Roo”.

El integrante de la AMC expuso que además existe colaboración con investigadores de Chiapas, Oaxaca, Tamaulipas y próximamente de Nayarit en la zona de Marismas Nacionales.

En todas estas zonas es posible encontrar distintas especies de mangle, entre ellas las del tipo rojo, negro, blanco y botoncillo, las dos primeras con mayor grado de amenaza.

También mencionó que capturan el CO2 a través de la fotosíntesis y se almacena en forma de carbono orgánico (CO) en la vegetación y en los sedimentos en donde se puede quedar por miles de años.

A esta forma de almacenamiento de CO en manglares, pastos marinos y marismas salobres, se le conoce como “carbono azul”.

Señaló que “en el caso de los manglares de la Reserva de Sian Ka’an, en Quintana Roo, en donde hicimos uno de los primeros estudios de almacenes de carbono en manglares del país, se estimó que la cantidad de carbono orgánico almacenado en los manglares de esta área natural protegida, equivale a mitigar las emisiones de CO2 por uso de hidrocarburos de más de 1.5 millones de personas anualmente.

“Esto da una dimensión diferente a la conservación de manglares, ya que este es uno de los servicios ambientales que este tipo de vegetación en estado natural ofrece a la población”.