A mi manerA

0
112
Cuando una foto dice más que mil palabras.

Por Julio Alejandro AGUIRRE PADILLA

*Del Mazo Maza, fue y les puso el ejemplo.

*Con hechos, levanta el vuelo.

*Crece la esperanza.

La prueba final de un líder es que deje detrás de él en otros hombres la convicción y la voluntad de continuar: Walter Lipmann.

Expertos y no expertos sabían que la Ciudad de México y el Estado de México tendrían más problemas que otros estados con La Pandemia que ha azotado al país. La cantidad de habitantes entre los vecinos se mezclan casi en uno solo. Usted es mexiquense y con un paso es suficiente para que esté en la Ciudad de México y viceversa.

Afortunadamente cada entidad tiene su propio gobierno y es quien guía de manera propia a sus gobernantes.

Para ser un líder hay que serlo. Para gobernar en el Estado de México a más de 17 millones de personas tienes que ser ejemplo. Decir lo que quieres que se haga, pero hacer lo contrario es una falta de respeto, una incongruencia.

Viene al caso porque ayer el mandatario estatal, Alfredo del Mazo Maza acaparó para bien los reflectores a nivel nacional durante su participación en la conferencia mañanera del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Una ola de comentarios causó el hecho. Del Mazo Maza fue quien acaparó la atención viéndose distinto al resto de respetables funcionarios públicos federales y del mismo Presidente de México.

Y mire usted que tal hecho fue “simple y sencillamente” por usar el cubrebocas, medida esencial solicitada por los sectores de salud del país y del mundo para evitar el contagio de COVID-19.

Un hecho tan simple, sin discurso largo, dormilón e innecesario. Un acto de responsabilidad, así de simple pero tan importante bastó para dar clase de ética, compromiso, voluntad, congruencia y ejemplo; ejemplo para sus gobernados y ejemplo para gobernantes.

El hecho, repito, causó opiniones variadas. Cada quien ve y opina de los hechos según el cristal que traiga puesto; sin embargo lo que se ve lo comentamos y es la sociedad la que juzga.

LEVANTA EL VUELO

Para triunfar es necesario, más que nada, tener sentido común. Napoleón Bonaparte.

El Estado de México no terminaba -de hecho aún hay cosas pendientes- de levantarse de los graves y cuantiosos daños dejados por terremoto que sacudió al país y sobre todo a la entidad, en lo que fueron los primeros meses de mandato de Del Mazo Maza, cuando llega esta desgracia llamada COVID-19.

Conocemos lo que viene sucediendo en otros estados en el caso COVID-19 y cada mandatario tendrá motivos y razones –nosotros no las conocemos a fondo- para estar con la conciencia tranquila en su actuar ante esta emergencia. Obviamente nuestra mente e interés está en el Estado de México y Alfredo Del Mazo del Maza está colocado entre los mandatarios que mejor se han comportado en estos momentos de crisis, de ahí las opiniones a su favor y el repunte en las encuestas. Botones como muestra son varios, todos aquí señalados, siendo el más reciente un acto de congruencia al acatar al pie de la letra lo que las autoridades de salud recomiendan.

Durante el evento el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador reconoció al gobernador Del Mazo Maza “por el compromiso y el esfuerzo que lleva acabo, así como el equipo del Sector Salud estatal para hacer frente a la Pandemia”

Faltó, pienso, agradecer el ejemplo de asistir con cubrebocas; pero bueno, hay ejemplos y clases que se dan sin necesidad de abrir la boca.

BUENOS AUGURIOS

Como el camino está sembrado de espinas, Dios ha dado al hombre tres dones: la sonrisa, el sueño y la esperanza. Immanuel Kant.

Si bien es cierto que el Estado de México rebasó el número de 6 mil 540 casos de COVID-19, la buena noticia es el 73 por ciento de infectados que se han recuperado. Los días pasan aun que las horas se hacen interminables y estamos llegando al final del túnel.

Ya falta menos y sin embargo autoridades estatales no bajan la guardia y continúan con cierre de negocios vigilando y luchando para que la Pandemia se desinfle sin causar mayores muertes.

Vaya nuestra solidaridad a los familiares de los médicos que han perdido la batalla en la lucha, hasta el momento seis valientes soldados, una enfermera y dos auxiliares que antes de morir lograron salvar a muchos enfermos. Un aplauso y una oración para ellos.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx