Disrupciones en la Cadena Entre Tuercas y Cables

0
158

Alfonso Faure Meza

@alfonsofaurem

   En lo que va del año la industria automotriz, uno de los grandes pilares de la economía mexicana, no ha podido despuntar como se tenía previsto y es por dos factores principales. Uno de ellos, fue por las tormentas históricas suscitadas en el estado de Texas y todo el Sur de Estados Unidos; mientras que el otro es la falta o poca disponibilidad de semiconductores a nivel mundial. Los semiconductores, o chips en un lenguaje más coloquial, son pequeñísimos pedazos de tecnología que se encargan de controlar diversos sistemas del automóvil; desde las pantallas de infotenimiento hasta sistemas de seguridad complejos como la asistencia de arranque en pendientes o el freno automático de emergencia. El problema para las armadoras es que, incluso si falta uno de los 100 chips que lleva el vehículo, no lo pueden vender. 

Por lo tanto, diversas plantas en México, y en el mundo, han tenido que parar su producción o disminuir sus volúmenes. El primero que empezó con problemas a principios de año fue Honda, lo siguieron Audi, VW, Fiat y hasta hace un par de semanas incluso Toyota tuvo que parar las líneas de producción por unos días en las dos plantas que tiene en nuestro país.

 

La industria automotriz ha desarrollado a lo largo de toda sus historia una compleja cadena de suministro basada en el sistema “Just In Time” (Justo a tiempo) desarrollado por Toyota que demanda mantener el mínimo de inventario en las plantas y que los proveedores entreguen sus productos “justo a tiempo” para ser ensamblados en los vehículos. Por lo que, la pandemia que ha azotado al mundo por más de un año ha causado disrupciones en la cadena de producción y dolores de cabeza para entregar todos los componentes justo a tiempo. 

 

Las principales compañías de semiconductores diseñan los chips y su tecnología, para que otras empresas los produzcan o maquilen; y estas fábricas están principalmente ubicadas en Asia. De hecho, se descubrió que el 80% de todos los chips que necesita un coche son maquilados en la misma fabrica ubicada en Taiwán. Entonces como Taiwán es una isla geopolíticamente estratégica que ha sido reclamada por China desde 1945, también es parte de los diferentes ángulos que involucran el conflicto comercial entre las dos superpotencias mundiales: China y EUA.

Otro punto importante es que las mismas compañías de semiconductor que entregan sus partes a los proveedores automotrices, como Bosch o Continental, son las mismas empresas que producen y diseñan chips para celulares, tablets, computadoras, equipo para redes, etc.; que son bienes de consumo que aumentaron su demanda el año pasado, mientras que la demanda de carros disminuyó. Debido a esto, las líneas de producción se rediseñaron hacia lo que consumían los electrónicos antes que los coches y así los autos “perdieron su lugar” en la cadena de suministro. 

 

Sin duda alguna, este tipo de retos fueron trazados y revisados con el T-MEC y es necesario que las líneas de producción de los semiconductores se diversifiquen a nivel mundial y evitar así un golpe mayor para la industria. Por lo que México nuevamente se encuentra en una posición privilegiada para levantar la mano como país manufacturero y comenzar a exportar chips y componentes tecnológicos a Norteamérica y el mundo… El silicio es el nuevo oro. 

Es importante mencionar que hay pláticas entre Bacanora Lithium, empresa con concesión de explotar litio en Sonora, y Ganfeng Lithium Co. para invertir y establecer una fábrica de baterías de litio en México. Otro componente esencial para las movilidad del futuro que será principalmente eléctrica.

El regreso de la F1.

Si ustedes como yo, aplazaron el desayuno dominical para poder ver el debut de Sergio Pérez en Red Bull, que quedó en 5to después de arrancar en último lugar, sin duda que disfrutaron de un gran espectáculo deportivo. La máxima categoría del automovilismo regresó al asfalto del Reino de Bahréin para comenzar la temporada 2021 de la Formula 1 con pequeños cambios regulatorios en los autos pero que ha disminuido mucho las distancias entre los diferentes equipos. De hecho, el gran favorito para ganar era Max Verstappen, coequipero de Checo, pero una estrategia agresiva y contundente de Mercedes y un manejo implacable por parte de Sir Lewis Hamilton, demostraron que la temporada estará competida y bastante divertida para los fans. Todos los equipos deberán de mantenerse a tope para lograr sus objetivos; y es que cualquier detalle será crítico para poder ganar, aunque la diferencia sea solo de 0.745 segundos