ECONOMIA CIRCULAR, UN RESPIRO PARA EL PLANETA

0
110

 

Por: Sergio Macedo

El mundo entero vive una grave crisis ambiental provocada en gran medida por el sistema económico lineal, el cual se basa en la explotación irracional de recursos naturales para la producción de bienes de consumo. Ante esta situación se han puesto en marcha algunas alternativas para contrarrestar estás afectaciones, entre ellas la llamada economía circular, la cual se fundamenta en la generación de riqueza, pero, sin devastar los bienes no renovables, a partir de un sistema regenerativo de diseño.  

David Pérez Castillo, es Profesor investigador en el Tecnológico de Monterrey Campus Toluca, además de promotor incasable de estos nuevos modelos económicos, nos detalla que, en la economía lineal, esquema que nos rige actualmente, la generación de riqueza está íntimamente relacionada con la extracción indiscriminada de recursos naturales para satisfacer el consumo de la población mundial. 

El problema es que este proyecto económico arrasa con el medio, pues además de acabar con los recursos naturales, genera contaminación y miles de toneladas de desechos, los cuales ya no hay donde depositarlos, asegura. 

Dada esta situación en la década de los 70´s se realizaron algunos estudios y proyecciones de consumo, cuyas conclusiones ya alertaban sobre severos daños ambientales, el futuro no era nada alentador, ya se vislumbraba escasez de agua, degradación del medio, entre otras tantas afectaciones que hoy en día son una realidad, menciona Pérez Castillo. 

A partir de ese diagnóstico un grupo de académicos, activistas iniciaron la búsqueda de alternativas para contrarrestar los daños provocados al ambiente. Se comenzó a hablar de desacoplamiento, una tendencia por producir bienes de consumo con menos energía y materias primas debido a los aumentos en la eficiencia y el reciclaje. 

“La idea es pasar progresivamente de la economía establecida en la explotación de recursos naturales, auna basada en la generación de riqueza, sin devastar los recursos naturales. Es un hecho que la economía actual se rige en leyes, muchas de ellas obsoletas, que requieren un cambio urgente, pues fueron creadas para un momento especifico, y el ser humano ya cambió”.  

El académico menciona que la economía actual se creó sobre la marcha, es decir sin una orientación clara, con el único objetivo de explotar recursos, sin una conciencia a futuro, con la creencia que los elementos de la naturaleza eran infinitos, y el hombre era el amo y señor de todo. 

 “Este sistema económico no tiene una conciencia ecológica, de protección, de regeneración del ambiente, hasta hace algunos años prevalecía una idea egocentrista, es decir creer que el ser humano está por encima de todas las cosas. Ahora eso ha cambiado y la visión es más ecocentrista, es decir, la naturaleza como eje de toda actividad económica, centrada en el equilibrio entre producción, transformación, consumo, disposición final y ambiente”. 

 

En este sentido David Pérez Castillo mencionó que en México existe algunos ejemplos de empresas que han adoptado el sistema de economía circular, una de ellas es Rayito de Luna, compañía dedicada a la fabricación de productos de cuidado personal ecosustentable. 

Sus productos no contienen ningún tipo de químico sintético, aceites minerales, ni derivados del petróleo, además los ingredientes provienen de pequeños productores mexicanos, con lo que también buscan promover el comercio justo. 

De igual manera los envases de los productos están pensados para reducir al mínimo el impacto ambiental. Utilizan botellas de vidrio retornables, empaques biodegradables y compostables en 90 a 120 días, en menor medida, plástico reciclado. 

Paradójicamente la economía lineal lejos de producir riqueza ha generado mayor pobreza en el mundo y no solo en cuestiones monetarias, sino en degradación ambiental, por eso es urgente promover nuevas estrategias que rijan la producción de capital, pero al mismo tiempo la regeneración del ambiente, “no se trata sólo de un modo de producción, sino de un cambio integral en las leyes económicas, pasar de la economía basada en recursos naturales a una economía basada en servicios”.