El alto costo de un gobierno improvisado

0
878

POR Jose MANZUR LIZÁRRAGA

Para quienes sentimos amor por nuestro México, es sumamente triste y preocupante el ver como cada día que pasa, este gobierno se ha encargado no solo de frenar, sino revertir los numerosos avances en términos de infraestructura e instituciones que durante décadas se habían venido construyendo, mediante el esfuerzo y coordinación de diversas fuerzas políticas.

 

Tenemos un presidente que lleva 14 años ininterrumpidos en campaña, mismo que no ha sido capaz de comprender y asimilar la gran responsabilidad que implica el hecho de llevar las riendas de un país con 129 millones de habitantes. Nuestro México hoy más que nunca, enfrenta los retos más grandes, complejos y adversos de su historia reciente.

 

Por lo general, el mexicano promedio tiene tres preocupaciones esenciales que le son útiles para calificar y evaluar el desempeño de su clase política: sistema de salud, seguridad y economía. A lo largo del presente escrito haremos un análisis de cómo andamos en estas tres materias que son fundamentales para el buen funcionamiento de cualquier Estado.

 

En materia de salud, tenemos un gobierno rebasado y arrinconado por una pandemia que nos ha enseñado a valorar el gran papel que juegan nuestros médicos, mismos que han entregado su vida y alma por sanar a México. Desde marzo, además de combatir a un virus que según cifras “oficiales” ha cobrado la vida de 43 mil mexicanos, han tenido también que estar luchando contra una severa falta de insumos de trabajo básicos y por ende medicamentos.

 

En Japón, país con el que compartimos similitudes demográficas, la cifra de contagios está por llegar apenas a los 30 mil, mientras las defunciones se encuentran al borde de las 1,000. Claro está que no podemos compararnos con un país que nos lleva décadas de ventaja, pero eso sí, es evidente que el manejo político adoptado por México es aberrante, penoso y sinsentido.

 

Tenemos un presidente, que ya dio por superada la crisis sanitaria y nos invita hacer una vida normal, cuando las cifras de muertes y contagios rompen récord diariamente. Tenemos un presidente, que en plena pandemia está haciendo recortes millonarios al sector salud. Tenemos un presidente, que nos posiciona en los primeros lugares a nivel mundial, pero no en inversión, ni empleo, ni educación, sino en defunciones.

 

En la arena económica, las tendencias son también deprimentes, expertos estiman que el PIB para el segundo trimestre de 2020 caerá en un 20%, ¿pero qué repercusiones tiene esto? Que poco más de 12 millones de mexicanos que a inicio de año tenían un empleo, hoy no perciben ningún ingreso, por lo que se prevé que este año en México están en peligro de volverse pobres 21 millones de mexicanos, adicionales a los ya existentes.

 

Por otra parte, se encuentran en el desamparo 4.5 millones de micro, pequeñas y medianas empresas que son tan importantes que constituyen el 95% del total de empresas a nivel nacional, además, dan empleo a poco más de 18 millones de mexicanos. De estas empresas 9 de cada 10 han reportado caídas abrumadoras en sus ingresos.

 

De este 93% del total de empresas a nivel nacional, que han sido severamente afectadas por la pandemia, sólo el 7.8% de las mismas han recibido algún tipo de apoyo gubernamental. Dejando así en el olvido a la gran mayoría de ellas, decisión que ha obligado a muchas de ellas a verse en la necesidad de cerrar sus puertas ante la negativa gubernamental a reducciones o extensiones fiscales que les permitan seguir operando.

 

A lo largo del último año, se ha venido dando un constante aumento de precio en las canastas alimentarias básicas +6.4% rural y +5.6% urbana; esto significa que el precio que tenemos que pagar como mexicanos, es cada vez más alto, afectando así a quienes menos tienen.

 

Una de las principales fuentes de ingresos que tiene nuestro país es el turismo, actividad que aportó el 8.7% del PIB en 2019; sin embargo, nuestra plataforma web que se encarga de promocionar todos los atractivos turísticos que tenemos a nivel nacional, hoy se encuentra desactivada por “falta de pago”, mientras gastamos 78.5mdp por tener estacionado un avión presidencial durante 19 meses en el extranjero.

 

“Abrazos, no balazos”, esa fue una frase a la que recurrió nuestro hoy mandatario durante campaña; sin embargo, al parecer el pueblo no es tan bueno como él esperaba. El primer semestre de este año batió un récord histórico en materia de homicidios en México, perdiendo la vida al rededor de 17,982 mexicanos, se trata de un promedio de 100 muertes al día.

 

Además, si algo debemos tener claro, es que el bienestar de las mujeres no es un tema de interés para la actual administración, los feminicidios también batieron récord en junio de este año, alcanzando lastimosas cifras de 309 asesinadas, arrojando así un promedio de 10 al día. Cabe mencionar que la violencia intrafamiliar se encuentra también en niveles históricos, a lo que el Gobierno Federal respondió con un recorte del 75% al presupuesto del INMUJERES.

 

En suma, como joven es triste darte cuenta que el país que te vio nacer, día tras día va en detrimento, pero es más triste aún, presenciar la arrogancia y poco interés de un gobierno que no es capaz de asimilar y hacerle frente a la realidad que lo ha rebasado. Esperemos que estos 14 años de campaña terminen pronto, para así tener un presidente que además de preocuparse, se ocupe de aquello que juró ante la constitución aquel primero de diciembre.