Guía para padres con hijos e hijas con orientación o identidad de género diversa

0
167

Hace años cuando los padres de hijos e hijas homosexuales y transexuales confesaban su orientación o identidad diversa no había leyes que los reconocieran, por lo que fue muy difícil para ellos ayudar y comprenderlos pues no había información, hecho que hizo sufrir en silencio a toda la familia.

Hoy en día cada vez es más común que salgan del closet muchas y muchos adolescentes con sus padres y en sus entornos es por ello que en este mes del orgullo quiero centrarme en los padres, por ello quiero hablar de los PROCESOS FAMILIARES Y SUS DISTINTAS ETAPAS DE ACEPTACIÓN esto dependerá mucho de conocer las dificultades que viven las personas diversas, que no es una enfermedad, notar si tenían cierta orientación o identidad ya marcada (4 o 5 años), y el entorno familiar, laboral y social de la familiar.

PRIMER PROCESO: PROCESO DE DUELO SHOCK INICIAL: Salvo las familias que lo aceptan a la primera, la familia pasa por una sensación de irrealidad en la que buscaran alguna justificación.

CULPA: Tienden a culparse el padre o la madre o mutuamente, en ocasiones a personas del entorno del hijo o la hija esto puede ser durante días o semanas.

MIEDO: Los padres una vez que superan la culpa, tienen miedo a lo desconocido, diferente, al que dirán, a la adaptación, rechazo, maltrato por lo que la información es fundamental ayuda mucho conocer otros casos, otras familias para evitar dañar a los hijos.

IRA: La etapa más peligrosa pues los padres hacen y dicen cosas que no sienten debido a la frustración, pueden dirigirla a sus hijos, amigos de sus hijos, o a sus parejas, buscaran “curarles” a través de terapias de conversión o con la religión lo que puede llevar a los niños y adolescentes que se someten a estos procedimientos a la depresión o el suicidio pues no hay nada que curar.

SILENCIO Y RECHAZO: Al no saber afrontar los padres a un hijo o hija homosexual o transexual optan por el silencio que daña a los hijos trayendo consigo que quieran huir de sus casas, depresión, problemas alimenticios, estrés, suicidio, consumo de drogas etc.

RACIONALIZACIÓN FATALISTA: Típica expresión de mi hijo o hija es así que le vamos a hacer no eligió ser así, justo en este proceso ya hay una aceptación de la realidad pero al no tener información de personas felices y exitosas diversas no pueden los padres dejar de preocuparse por sus hijos.

SEGUNDO PROCESO AFRONTAR LA REALIDAD: Se busca un dialogo más cercano con los hijos para conocer las situaciones por las que ha pasado y se les brinda apoyo, en el caso de las familias homofobas pueden retroceder ciertos pasos, se recomienda buscar ayuda de asociaciones o profesionales.

TERCER PROCESO: REESTRUCTURACIÓN FAMILIAR

ASIMILACIÓN Y ACEPTACIÓN REAL APOYO INCONDICIONAL: Se superan los estereotipos y prejuicios hacia homosexuales y transexuales, en esta etapa algunos padres se visibilizan y aceptan ante la sociedad tener a un hijo o hija diversa lo que los hace más empáticos, en algunos casos el proceso puede ser negativo, hay alejamiento familiar o ruptura de los lazos familiares, en estos casos debemos tener en cuenta que nosotros como miembros de la comunidad LGBTTTI nunca debemos mendigar amor o cariño pues nos puede llevar a una vida triste miserable e insegura.

Y por último, como consejo para los padres confíen en sus hijos y en los valores que les han inculcado la orientación y la identidad de género solo es una partecita de todo lo que una persona es, la información hace más fácil el proceso de aceptación y les da más herramientas a los hijos e hijas para afrontar los retos cotidianos.

Leo Espinoza, abogado, activista, conductor, político y orgullosamente gay.