Unidad, pilar de la juventud frente al 2021

0
1051

POR Juan Carlos DÍAZ DÍAZ 

 

La juventud es una de las etapas más bonitas del ser humano, porque es donde somos autores del camino de nuestra propia vida; por naturaleza, los jóvenes suelen ser rebeldes, inquietos y con ganas de transformar el presente, esto nos llevaría a pensar que están inmersos en las decisiones tanto públicas como sociopolíticas del país, sin embargo, actualmente en México, la mayoría de ellos muestra escaso interés en estos temas.

De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE), en México hay 37.5 millones de jóvenes entre los 12 y 29 años, lo que representa el 31.4% de la población del país; según datos de Jesús Aguilar López (2019), Profesor del Departamento de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad de Guanajuato, la constante en los cuatro estudios que se han realizado con base en las listas nominales usadas en las elecciones federales, 2003, 2009, 2012 y 2015, es que los jóvenes son quienes menos participan, los de 18 años votan más, pero “algo pasa” y se cae esta participación, ya en la etapa madura de los treinta, se experimenta un comportamiento electoral de mayor intensidad. En resumen, los ciudadanos de 20 a 29 años tienen una tasa de participación electoral menor que el promedio de la población, solamente los jóvenes entre 18 y 19 años votan igual que el promedio general, se puede pensar que esto se da por la emoción de ser la primera vez que emitirán su sufragio.

 

Es interesante analizar este fenómeno político en México, podemos deducir que existen diversas variables que orientan a los jóvenes a la falta de interés en los asuntos públicos, en primer lugar, puede ser la desconfianza a los actores políticos por los diversos escándalos de corrupción que se han presentado en el país, lo que les propicia falta de credibilidad hacia las instituciones públicas del gobierno; en segundo lugar, se considera también la falta de educación cívica en México, o bien la deficiencia de espacios tanto gubernamentales, como dentro del sistema de partidos.

 

Como jóvenes en esta época el primer paso que se tiene que dar, es ejercer nuestro derecho a votar, pero hoy más que eso, este derecho lo debemos de ver como una forma de libertad de expresión, de esta manera aumentará nuestra participación política en el país y así, nos convertiremos en un sector importante para los políticos, por ende lograremos ser escuchados; quizá hoy en día algún partido político no nos une como generación, o tal vez, sentimos que el gobierno no nos representa, pero hay algo que si nos debe de unir y fortalecer como juventudes, esas son las causas sociales, la falta de oportunidades, la falta de seguridad social, el desempleo, la escasez de espacios en las universidades, etc.; estas son algunas de las causas que nos aquejan y que nos deben de aliar para juntos buscar realmente un cambio con miras a un futuro de calidad.

Para alcanzar resultados de las causas anteriormente mencionadas, es de vital importancia lograr unidad entre nosotros, para juntos construir una agenda pública y de la mano fomentar nuestra participación política; tenemos que alzar la voz, así como exigir espacios en los diferentes órdenes de gobierno y dentro de los partidos políticos, por ello es importante involucrarnos en el tema desde el momento en que como ciudadanos nos corresponde asistir a realizar el ejercicio democrático.

Hoy en día contamos con una herramienta tecnológica que juega un papel muy importante en la sociedad y que nos identifica como generación millennials, con esto me refiero a las redes sociales; según la Asociación Mexicana de Internet, 36% de los usuarios tiene entre 18 y 34 años, la mayoría de ellos están interesados en la política, es un dato de suma importancia al cual se le tiene que sacar mucho provecho.

En la última década hemos visto diversas expresiones juveniles que dan muestra que cuando nos unimos con el apoyo y el uso responsable de los medios alternativos de comunicación (Redes Sociales), podemos lograr grandes cosas, ejemplo de ello ha sido el movimiento juvenil #YoSoy132 o recientemente el movimiento feminista #NiUnaMenos, sin duda solo son dos movimientos que quise mencionar de muchos que en esta década han estado presentes y que nos han valido para ser escuchados.

Es importante recalcar que así como vamos a exigir derechos, también como jóvenes tenemos que adquirir obligaciones; por el bien de nuestra comunidad, estado y país, tenemos la responsabilidad de prepáranos, capacitarnos y ser buenos ciudadanos, para poder estar a la altura de cualquier tarea que nos sea encomendada; nuestra principal bandera tiene que ser la vocación de servir a la gente, y por consiguiente el bien común de la sociedad, sin estas premisas nos será imposible la búsqueda de un mejor país.

Para finalizar, debemos dejar en claro que ser joven no es sinónimo de inexperiencia o incapacidad, al contrario, los jóvenes estamos listos para ser el cambio en la sociedad haciendo las cosas diferentes; es momento de que los partidos políticos y nuestros gobernantes crean en nosotros, porque somos el presente, pero sobre todo el futuro de nuestro país. Algunas veces nos podremos sentir derrotados, pero con ese entusiasmo que nos caracteriza, nos daremos cuenta que los derrotados son solo aquellos que dejan de perseguir sus sueños.

 

Con cariño para todos los jóvenes…

Juan Carlos Díaz Díaz