VISUALIDAD EXPANDIDA

0
204

BREVE INTERMEDIO: 40 ARTISTAS DE 40 PAÍSES EN CUARENTENA

 

 Por: Yuritzi Becerril

 

Breve Intermedio es el poético título que ha dado Santiago Manuel-Fernández, artista circense, a la pausa que ha tenido fuera de los escenarios convencionales a los artistas escénicos del mundo. El sector de las artes escénicas y de la cultura en general ha sido bastante afectado tras el cierre de lugares del espectáculo tras la declaración de estado de pandemia en el mundo. Fue el primero en ver cerrar sus espacios de trabajo como teatros, foros, salas de exposición, museos, cines, etc., yque desafortunadamente, ha sido de los últimos en abrir, tras el control paulatino de la pandemia.

Santiago Manuel, conocido en el medio circense como Santi Mutante, cuenta que tras un breve control de la pandemia, hacia octubre y noviembre de 2020 los teatros se reabrieron un poco para volverse a cerrar. Ese fue un momento desalentador ya que evidenció que eso que parecía un breve intermedio, no lo sería tanto. ¿Cómo viven los artistas escénicos esta realidad? Con la singularidad que caracteriza su trabajo, el artista escénico Santiago Manuel emprendió la quijotesca misión de entrevistar a 40 artistas escénicos de 40 países para develar a través del relato, la experiencia de los artistas en pandemia y preguntarse sobre los nuevos modos de producir, crear, difundir arte en un contexto de crisis mundial.

El actor y director escénico Santiago Manuel cuenta que a pesar de que el libro está terminado, el proceso aún continúa. Conocer tantos contextos, tan diversos nos ayuda a entender que esta pandemia permitió cuestionar el modelo de producción escénica pre-pandemia que estaba muy inmersa en modelos productivos que no son propios de las artes. El artista multidisciplinario sugiere que la pandemia ha cuestionado la propia arquitectura escénica, preguntarnos por ejemplo ¿Cuándo un artista es artista? ¿Se es artista solo en el escenario? ¿Cuál es la idea del éxito asociada al arte?

VISUALIDAD EXPANDIDA - Jun 18, 2021

 

A la luz de las reflexiones surgidas en los encuentros transatlánticos y algunas veces trasnochados (por el cambio de horario) plasmadas en Breve Intermedio podemos concluir, sugiere el artista escénico Santiago Manuel, que el arte es un asunto de primera necesidad, porque es una manera muy poderosa de sanar todo lo que nos pasó como humanidad. De tal modo que el arte funciona como micro-dosis de vacunas, pero que actúa mucho más profundo porque sana las emociones, porque nos permite construir un mundo donde existe la esperanza, porque nos permite encontrarnos y reconocernos en tanto humanos. En la pandemia, todos hemos pasado por algún momento de depresión o ansiedad y el arte viene a ser un apapacho.

Como menciona Nicholas Mamba de Esuatini (Antigua Suazislandia) “Las artes les recuerdan a las personas que ellos son importantes, que son especiales, sobre todo que son seres humanos. El papel de las artes es asegurarse de que la gente vuelva a soñar, que encuentre la pasión de vivir a través de unirse con las artes, cuando la gente vuelve a soñar, el estrés producido por la pandemia se reduce”.

Por otro lado, Dania Agüero-Cruz de Cuba nos recuerda en Breve Intermedio que “el teatro ha sobrevivido a todas las pandemias, a todos los virus habidos y por haber desde hace muchos años, y a éste virus tiene que sobrevivir, y esta es una alternativa” y continúa: “Santi, quiero compartir a todo el mundo el siguiente poema con todo mi corazón”:

Humanidad

Hay un lugar llamado humanidad

un bosque húmedo después de la tormenta

donde abandona el sol los ruidosos colores del combate.

Una fuente, un arroyo, una mañana abierta desde el pueblo

que va al campo montada en borrico.

Hay un amor distinto, un rostro que nos mira,

pregunta por la época nueva de la siembra

E inventa una estación distinta para el canto.

Una necesisad de hacer todas las cosas nuevamente,

Hasta las más sencillas:

Lavarse en las mañanas, mecer al niño cuando llora,

clavetear la caja del abuelo
sonreir cuando alguien nos pregunta

el porque de la pobreza del verano, y sin hablar

marchar al bosque en busca de leña para andar el fuego.

Hay un lugar llamado humanidad,

Un recobrado y dulce lugar llamado humanidad.

Dania AGÜERO-CRUZ, CUBA.