¿Votar por un partido político o por la persona?

0
385

POR Edgar ROMERO

Sin duda alguna, las democracias modernas no pueden entenderse sin la existencia de partidos políticos, aún en regímenes dictatoriales los partidos políticos sobre todo los de oposición sirven para “legitimar” la asunción y el ejercicio del poder, este es su fin primero y ultimo “conseguir el poder”, mas allá de las concepciones románticas, del ser y deber ser, se trata de una parte de la sociedad organizada que quiere y trata de conseguir el poder, lejos quedaron los días en que esa parte de la sociedad se organizaba en torno a una ideología muy concreta para plantear soluciones a los problemas cotidianos de un país o una comunidad,  por lo menos en México se acabaron los partidos de izquierda, de centro o de derecha, la inobservancia y el desconocimiento de sus documentos básicos han propiciado las alianzas y las coaliciones de posturas antitéticas e irreconciliables que no tienen otro destino mas que la debacle de los ideales de progreso y justicia social.

 

La ley General de Partidos Políticos en su articulo tercero los define como entidades de interés público con personalidad jurídica y patrimonio propios, con registro legal ante el Instituto Nacional Electoral o ante los Organismos Públicos Locales, y tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de los órganos de representación política y, como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público.

 

Algo es seguro, las elecciones del mes de junio se llevaran acabo pese a la contingencia sanitaria, pareciera que los tiempos electorales no entienden de salud publica, sera interesante ver como los candidatos realizaran campaña respetando la sana distancia y las medidas de seguridad para evitar contagios, el acarreo politico y la gran concentracion de masas estaran en la mira de los organos electorales y de los ciudadanos en general, pensar en la salud propia y en el sentido del voto al mismo tiempo no sera nada sencillo, aunque esto crisis tendria que hacernos reflexionar en ¿A quién vamos a darle nuestro voto? ¿Quién queremos que nos gobierne? ¿Qué perfil deben tener nuestros gobernantes?

 

El grueso de la población no es militante de partido político alguno, ni comulgan con sus ideas, ni mucho menos conocen su plataforma electoral, ni su ideología política, la estructuras electorales (por cierto muy caras) de los partidos políticos por si solas ya no garantizan el triunfo en una elección, probablemente las alianzas y las coaliciones estarán pensando en que la suma de sus estructuras pueden hacerlos vencedores, cuentan votos como contar frijoles, olvidan que las bardas y las lonas no votan y que no por mucho madrugar amanece mas temprano.

 

A pesar de que hasta el momento en la mayoría de los partidos no hay candidatos definidos la elección esta a la vuelta de la esquina, no esperemos una elección concurrida, la pandemia ahuyentara a las personas de las casillas es un efecto muy natural, sin embargo, quien decida ejercer su derecho al voto debe hacer un examen concienzudo de su candidato y no solamente votar por un partido político, los candidatos independientes también cuentan y serán factor decisivo, hoy mas que nunca debemos evaluar a las personas por las que vamos a votar, y no es que queramos que los representantes populares sean unos  dechados de virtudes, de entrada con que no sean ladrones seria suficiente, aquellos que ya han tenido cargos públicos y que no han cumplido sus promesas de campaña, que no han trabajado y que le han fallado a la gente no esperemos que ahora cambien, chango viejo no aprende truco nuevo.

Como diría mi buen amigo Javier, nunca conocés a las personas hasta que les das poder. Pensar y reflexionar el voto es tarea de todos.