Equinoterapia y deporte para personas con Síndrome de Down

0
112
FOTO: Especial

POR Alelhi RODRÍGUEZ

Dos jóvenes mexiquenses impulsan la iniciativa “Cabalgando sin límites”, con el objetivo de adentrar a personas con Síndrome de Down al deporte, en este caso, la equitación.

Obed Aguilar Solórzano y Estefany Reyes Marín, expertos en terapia física y equitación respectivamente, congeniaron para formar un equipo con niños y jóvenes con esta enfermedad, deporte que hasta el momento no había sido inclusivo para personas con este padecimiento.

Estefany Reyes Marín, comentó que hasta el momento se tienen tres alumnos, Alexia, Gabriela y José, pero esperan que este equipo crezca conforme al paso del tiempo.

“Queremos que algún momento se abra una federación para que ellos puedan concursar, que sean competencias especiales en su categoría, porque actualmente no los hay”, aseguró.

Indicó que las clases las están tomando una vez a la semana y son aproximadamente de una hora a hora y media de duración.

Los beneficios para los pequeños, son al tono muscular y relajación, “el estar en movimiento es como si ellos fueran caminando, entonces también estimula todos los sentidos del niño y el estar cerca de ellos también provoca un estado de relajación grande”.

Mencionó que poco a poco los niños tienen mejor contacto con los equinos y que es una forma de demostrar que pueden practicar cualquier deporte.

“No les da miedo, ellos pueden, nunca se han limitado a decir no quiero, al contrario siempre vienen con toda la actitud y les gusta”.

Obed Aguilar, licenciado en Terapia Física aseveró que “Galopando sin límites”  es un proyecto que busca incluir a todas las personas,  pero también con discapaciad, siempre buscando el tema de la inclusión principalmente en niños y jóvenes con Síndrome de Down.

“Actualmente no hay equipos de equitación con categorías especiales y nosotros somos pioneros en esta categoría, equitación para niños y jóvenes con Síndrome de Down”.

Comentó que en México no existe un hípico  con una categoría para niños y jóvenes con Síndrome de Down, “lo necesitan y tienen derecho de hacerlo, a lo mejor en algunos lugares no les dan la oportunidad de hacerlo y quieren hacerlo, entonces hay que darles la oportunidad por que pueden, aparte de que quieren pueden hacerlo”.

Otras bondades de la práctica  son que se logra un gran binomio entre el caballo y la persona, “desde el primer contacto que ellos tienen con el animal, acariciarlo, verlo y obviamente ya montarlo”.

Comentó qué hay lugares donde se practica la equinoterapia pero aquí, se  enfocan a nivel deportivo, “porque si bien ellos toman una terapia, les sirven muchos efectos, pero también estamos seguros que pueden participar a un nivel más grande”.

Los jóvenes portan el equipo necesario, para subirse al caballo, posteriormente realizan ejercicios corporales que ayudan a su coordinación y muchos otros beneficios.

“Se pueden lograr resultados obviamente a nivel motriz, a nivel sensitivo, cognitivo, abarca muchos aspectos, esto como tal es a nivel deportivo pero también es un deporte, sabemos que los niños con Síndrome de Down a veces tienen  problemas con su peso, tienen un sobrepeso, entonces venir y hacer este deporte les ayuda a tener un estilo de vida más saludable”. finalizó