Ofrece Tianguistenco conferencia virtual sobre sororidad

0
120

POR Pameli POPOCA

El Gobierno de Santiago Tianguistenco, a través de la Defensoría Municipal de los Derechos Humanos y en el marco del 65 aniversario del voto de la mujer en México, ofreció la videoconferencia “Sororidad: solidaridad entre mujeres, especialmente ante situaciones de discriminación sexual y actitudes y comportamientos machistas” con la participación de la maestra Yessica Aguilar Castillo.

Comenzando por la definición de sororidad, la maestra expuso cómo es un término vanguardista que nace de la necesidad de nombrar a la solidaridad entre mujeres en contraposición con el concepto de fraternidad (asociado a lo masculino y a las relaciones solidarias entre los frailes). Sororidad es la palabra que describe los lazos identitarios afectivos entre mujeres (y está asociada a la relación entre las sores).

Es reconocer el talento y cualidades de las demás mujeres, así como los lazos que les unen y las muestras de apoyo entre congéneres. Por ejemplo, la promoción de las pequeñas y medianas empresarias, el soporte profesional, el expresarse en los mejores términos de las demás y la generación de redes de soporte que les impulsen en sus proyectos personales y les permitan sortear la violencia machista.

“Se da mucho que no sean sororas en el ámbito laboral y en grupos de amistad entre mujeres, al contrario, hay algunas que quieren deshacerse de otras cuando no comparten sus formas de convivencia. Se da mucho el comportamiento machista de revictimizar a otras por la violencia de la que son víctimas”, explicó.

Basada en su experiencia, la maestra, quien es Presidenta Honoraria de la asociación civil “Olín, casa de apoyo”, afirma que, más que una realidad, la sororidad es una aspiración a la que muchas mujeres no pueden acceder por falta de sensibilidad y por la internalización de la misoginia que les coloca en un constante enfrentamiento con otras mujeres.

“Se supone que estamos peleando por lo mismo, la erradicación de una ideología heteropatriarcal. Ahí está la contradicción; resulta que creamos el término “sororidad” para apoyarnos pero, cuando tú no estás de acuerdo conmigo en un tema conceptual, lo ejerzo a mi conveniencia”, señaló.

Finalmente, explicó la importancia de trabajar de forma sorora en la construcción de redes de apoyo basadas en el respeto y la empatía, pues de esa manera puede mejorar la vida de las mujeres, ya que trabajarían mejor en el ámbito público, privado, laboral, deportivo, etc. La única forma de que puedan emanciparse de la subordinación ante los hombres es desprendiéndose primero de los pensamientos y conductas que les hacen pensar mal de las propias mujeres.