Cuentas claras

0
110
Foto Juan Hernández

POR Guillermo GUADARRAMA

Alrededor de un centenar de ejidatarios de San Mateo Atenco tomaron las instalaciones de la presidencia ejidal durante la tarde de este miércoles, exigiendo las acciones de la mesa directiva y se esclarezcan los temas financiaros respecto a la construcción del nuevo Tren Interurbano México-Toluca.

En primera instancia, se mencionó que llegaron a exigir un corte de caja respecto a los recursos que se tienen derivado de la toma de tierras para la construcción del tren Interurbano México-Toluca, mismo que se pidió desde el pasado 9 de mayo, así como aclarar las acciones de la mesa directiva.

“El motivo de nuestra reunión es que se le solicite una copia del acta de asamblea que legalmente no nos ha sido entregada y ya se les informo que se les entregó un documento donde decía que la asamblea del 9 de mayo no iba a proceder porque no estaba en tiempo y forma el acta de asamblea”.

Comentaron que ingresaron ese día para pedir una copia del acta de la asamblea para legalizar la comisión ejidal que se propone organizar para seguir al pie las acciones de las autoridades y que estas se estén llevando a cabo dentro de lo acordado, con respecto al tema del tren Interurbano.

Ante esta petición, las autoridades de la presidencia ejidal, fue negada por el presidente Pascual Ramírez, por su parte, realizo otra acta donde implemento otras ideas no aceptadas por los ejidatarios.

“Fuimos a la Procuraduría Agraria solicitando lo mismo, nada más una convocatoria a reunión de todos los ejidatarios legalmente establecida pero tampoco nos han hecho caso de estas exigencias”.

Posteriormente, los ejidatarios hablaron de un supuesto corte de caja de los recursos ejidatarios, mismo que asciende a los 700 mil pesos que nunca llegaron a sus manos y que fueron gastados en un salón ejidal que no se necesita.

Antes de que llegaran las respectivas autoridades, los inconformes comenzaron a discutir sobre las posibles soluciones de este asunto y sobre las medidas que se deberían de tomar en caso de que se les ignore.

Mientras unos pedían que se quitara de su lugar al presidente, otros exigían que se tomaran las instalaciones hasta que se firmara formalmente el acta de la asamblea y otros que se convocara a asamblea general para desconocer a Pascual Ramírez como su líder político e imponer a alguien más.

A pocos minutos de la llegada del presidente ejidal y su secretario, comenzó el zafarrancho entre los mismos inconformes, ya que cada quien comenzó a expresar sus inconformidades personales hasta que llegaron las autoridades.

Una vez llegado el presidente Pascual Ramírez se le pidió que explicara que había pasado con los más de 700 mil pesos y le exigieron que diera lectura al acta de asamblea que se había mandado a hacer con las peticiones de los ejidatarios, a lo que el secretario ni el presidente se negaron a realizar argumentando que no la tenían a la mano lo que generó mas inconformidad en los manifestantes.