Difícil, pero no imposible: Del Moral

0
108
Foto Juan Hernández

 

  • Cuando me la mientan… me aguanto, entre perros hay razas, dice Alejandra.
  • Esta elección no está fácil, insisto, pero nunca lo ha sido.
  • El viejo PRI nunca hubiera dado oportunidad a mujeres y jóvenes.
  • Corrupción, impunidad e inseguridad no es culpa de un partido político.
  • El PRI no es el mismo de antes, todo lo malo del PRI se fue a Morena.
  • Que ni se les ocurra volver a los que traicionaron al PRI, dice AMV
  • El PRI aceptará el resultado; no tomaremos calles, pero sí acciones.
  • No hay Plan B, sabemos ganar elecciones y tenemos mejores estrategias.
  • “La noche del 1 de julio voy a festejar, no sé cómo pero voy a festejar”.

Sin soslayar la complejidad de la presente elección federal y local, donde asegura no rehuirle a ver las encuestas que hoy ponen al PRI entre el segundo y tercer lugar, la candidata al Senado de la República de la coalición “Todos por México”, Alejandra del Moral Vela, se dice confiada en remontar los números actuales y sostiene que la noche del 1 de julio estará festejando su triunfo.

En entrevista con 8 Columnas Del Moral Vela se abre a todos los temas y responde los cuestionamientos con variedad de ánimos. Picaresca cuando admite que le han mentado la madre en varios eventos de campaña; molesta cuando se refiere a los que se pasaron del PRI a Morena; a la defensiva cuando le increpan a su partido temas de corrupción, impunidad e inseguridad; y aferrada cuando se le insiste en las encuestas que no le presagian buen futuro al tricolor en las urnas, pero algo en síntoma de inaceptable resignación asegura que “aceptarán los resultados y no tomarán las calles”.

¿El saldo del primer tercio de campaña?

Todo arranque de campaña tiene sus complejidades, ninguno es sencillo; la primera semana te vas acomodando, la segunda semana ves temas logísticos y de equipo. Terminando el primer mes de campaña vamos con un saldo positivo, la gente responde ven a pesar de que enfrentamos a una sociedad políticamente cansada, económicamente desgastada y lo que requieren de los candidatos es tiempo, paciencia y determinación para explicarles a qué vas.

La gente quiere escuchar sus calles, su agua, sus servicios públicos y cosas que un candidato a diputado federal o senador no le vamos a poder dar, también eso la hace un poco más complicada a la campaña. Pero con una militancia comprometida.

¿Lo que no te ha gustado de la campaña?

Esta campaña es muy diferente. Esta campaña nos da la oportunidad de estar cerca de la gente, de escuchar sus necesidades, de enfrentar las mentadas (de madre) y no hay campaña que no las tenga.

¿Y qué haces cuando te la mientan… la regresas?

(Entre risas) No por supuesto que no la regreso, dicen que hasta en los perros hay razas, no es regresarlas, tratas de dar una propuesta o de dar las gracias, a final de cuentas no me lo tomo personal porque no conocen, tal vez sólo ven al partido. Para mi es una campaña nueva, ya no tienes los votos lecheros que antes te daban mucho, ya no hay plásticos ni pendones.

¿Por qué candidata al Senado, en medio de esta complejidad que admites, y no algo más fácil como candidata plurinominal, a una diputación o una alcaldía?

Nunca he tenido las cosas fáciles y nunca las he tenido así; cuando tenía 25 años fui presidenta municipal de Izcalli, recuperamos el municipio y la verdad es que ser Senadora es un honor y responsabilidad. Ser candidata por mi estado, en el que he sufrido, disfrutado y que quiero con toda mi alma, es doble honor.

Todos los días te dan el parte de novedades, la síntesis informativa, lees periódicos e inevitablemente hay días de encuestas. ¿Las ves o te las brincas?

Las encuestas no votan, son fotos del momento y te dan un referente para decisiones estratégicas, pero la verdad es que la mejor encuesta es la calle y lo digo con toda franqueza. He estado en Tlalnepantla y la respuesta de la primera semana a la de la tercera es diferente, la gente está escuchando y poniendo atención.

No veo desánimo, por el contrario. Insisto que no está fácil y nunca ha sido fácil, y tampoco es imposible, el límite está en la cabeza de cada quien y es ahí donde existe nuestra posibilidad de triunfo.

Has venido erigiéndote como la candidata de las mujeres y de los jóvenes. ¿Por qué?

Primero porque es mi género. A las mujeres nos cuesta mucho trabajo, ganamos el 9% menos haciendo el mismo trabajo; las mujeres tenemos que trabajar.

Lo digo con toda claridad, el viejo PRI nunca nos hubiera dejado llegar al 50-50 en candidaturas, el viejo PRI nunca le hubiera dejado el 30 por ciento de sus candidaturas a sus jóvenes, el viejo PRI nunca hubiera abrazado a un ciudadano. Esta parte de militar a un partido es un reto de enfrentarme como mujer y como joven. La identificación que tengo con mi género es grande, ser joven es un orgullo, fui la presidenta municipal más joven del país en el 2009, ninguna mujer de 25 años había gobernado a más de 500 mil habitantes. La juventud no está peleada con la responsabilidad y la capacidad, eso es mi reto.

La línea es muy delgada, si te equivocas le cierras la puerta al joven de atrás. Pero si lo haces bien tienes la oportunidad de abrirle la puerta a muchos jóvenes de atrás.

De llegar al Senado de la República ¿cuál es la necesidad urgente de los mexicanos en materia de legislación que estarías impulsando?

No podemos amalgamar las necesidades de todos los mexicanos; todos tenemos necesidades, pero no son iguales. Como lo dice el candidato a la presidencia, José Antonio Meade, debemos revolucionar la política social, programas como Avanzar Contigo es como una bolsa grandota de todos los programas sociales, que nos permita ser productivos y que cada una de las necesidades de la gente pueda ser cubierta no sólo con una despensa, sino con algo productivo y que los haga tener dinero en los bolsillos. Podemos poner la base de la nueva política social.

Otro asunto es el Código Penal Único del que habla mucho nuestro candidato Meade, es importante que tengamos una guía en temas que nos ataca a todos los mexicanos. Que la ley se aplique, no que se hagan más leyes, que tengamos menos impunidad y menos corrupción.

Impunidad, corrupción e inseguridad. ¿Cómo vez que sólo se loa achaquen al PRI?

No, no, noooooo. Yo sufrí un secuestro en el 2002, estuve secuestrada seis días, yo soy de la generación que creyó que los 70 años del PRI ya no necesitaban ser del PRI, que tenía que haber un cambio. En el 2000 llega el PAN, en el 2002 a mí me secuestran, en el 2006 viene la peor ola de inseguridad del país, que no fue ocasionada por el PRI y que es una corresponsabilidad de todos como gobierno, como políticos y como ciudadanos.

No es culpa de un partido político, es culpa de las personas, cada quien tendrá que hacerse responsable de sus actos como individuo, pero en lo colectivo tenemos que trabajar en una estrategia integral de ataque a la inseguridad, no sólo con más patrullas y más policías, sino cómo regenerar el tejido social.

Hoy lo más fácil es culpar al PRI de Todo, lo más difícil es dejar la comodidad de la queja y venir hacer una diferencia; este PRI ya no es el mismo de antes. Lo digo con todas sus letras, todo lo malo del PRI se fue a las filas de Morena, hoy el PRI tiene hombres y mujeres comprometidas. Somos una familia ideológica y como en todas tenemos buenas y malas, puede haber un negrito en el arroz y yo no voy a meter las manos al fuego por todos los de mi partido, pero sí puedo decir que este partido ha aprendido de los golpes y lo que lo hizo vulnerable en el pasado hoy lo hace reconocer , levantarse y seguir adelante.

¿Qué les dices a los ex priistas que se salieron de este partido para irse a Morena y que varios de ellos se van a sacar la lotería sin comprar boleto y los vas a ver como diputados, alcaldes, síndicos o quizá hasta de senadores?

Que ni se les vaya a ocurrir volver, porque muchos de ellos cuando ya no tengan el boleto de lotería y se hayan acabado la lotería -porque lo que llega fácil, fácil se va- van a querer regresar. Aquí –al menos yo- voy a ser una de las principales impulsoras para que la gente que traicionó a su militancia y a su partido se quede donde esté. Quien traiciona una vez traiciona siempre.

Hoy la sociedad ya no es la misma. Qué triste que tengamos políticos con tan poca convicción y con tan poco valor para sumir las decisiones.

¿El PRI aceptará cualquier resultado, sea cual sea?

Sí, claro, siempre lo ha hecho.

¿No van a tomar las calles?

No, hombre. El PRI no toma calles, el PRI toma acción.

¿Se tiene un plan B? ¿Qué opinas de esto que se ha venido discutiendo sobre una posible declinación de un candidato presidencial a otro, de los que van en segundo a tercer lugar o viceversa?

No hay Plan B, hace un año (elecciones de gobernador) veníamos de atrás para adelante y nadie nos auguraba un triunfo, se hizo una campaña distinta y tuvimos un candidato perfecto, disciplinado y una militancia comprometida. Tenemos las mejores estrategias. Hoy tenemos una realidad complicada pero la gente quiere ver candidatos con valor. No podemos seguir prostituyendo la política, tenemos que hacer política profesional y de altura, ganar elecciones y respetar los resultados.

Según tus números ¿cómo estás ahorita en las preferencias electorales?

Muy bien, vamos subiendo poco a poco, muy contenta dela aceptación que ha tenido la campaña y la gente.

Pero compites con dos candidatos que hicieron campaña hace un año como aspirantes a la gubernatura.

Delfina no hizo campaña el año pasado, la hicieron por ella; hoy tengo posibilidades de poder ganarle; Juan Zepeda dio una batalla buena, pero tenemos que trabajar por ganar terreno.

Con César Camacho. ¿Campañas separadas o es estrategia?

Absolutamente estrategia. Hicimos intercampaña juntos. He dicho que es uno de los mexiquenses más fregones que tenemos, tenemos reuniones sectoriales juntos y todo lo demás lo hacemos en campos separados porque podemos darle dos vueltas al estado y poder tocar a nuestra militancia. En esta campaña van de la mano experiencia y juventud. 

¿Qué harás la noche del 1 de julio?

Festejar. Todavía no sé cómo, ahorita me quedé pensando cómo festejaría, no estoy pensando en mi festejo sino en cómo llegar, estoy pensando en ganar y lo de más… que venga lo que venga.