12 cuerpos… y contando

0
121
Espeluznante... El procurador general de Justicia del Estado de México, Alejandro Jaime Gómez Sánchez informó que de los restos humanos encontrados en una fosa clandestina del municipio de Huehuetoca se ha podido decidir que pertenecen a 12 personas diferentes, sin embargo las investigaciones y estudios periciales continúan para lograr identificar a las víctimas. (Foto: Juan Hernández)

* Restos hallados en bolsas de fosa de Huehuetoca aún no son identificados.

Gerardo GARCÍA HERNÁNDEZ

Derivado de las investigaciones emprendidas entorno al hallazgo en la lumbrera de más de 30 metros de profundidad en el municipio de Huehuetoca, se confirmó que al momento 792 restos óseos de los 900 encontrados, corresponden a  12 personas y los demás a animales, aunque aún se desconoce si se tratan de migrantes y si el crimen organizado está  detrás de los hechos, reportó la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM).
No obstante, la cifra de cadáveres podría aumentar en los próximos días, ya que las diligencias y pruebas periciales por parte de la institución aún se extenderán, toda vez que las condiciones adversas del lugar y las recientes lluvias han dificultado la excavación, así como la remoción de sedimentos.
A una semana de darse a conocer el caso, encargado del Ministerio Público mexiquense, Alejandro Gómez Sánchez informó que los restos corresponden a 11 personas  adultas del sexo masculino y uno femenino, sin embargo, se continúa con los trabajos de antropología y odontología forense para obtener las huellas o muestras genéticas para conocer su identidad.
Adicionalmente, reveló que en la lumbrera de más de 30 metros de profundidad se encontraron cuatro casquillos percutidos.
“Les puedo comentar que llevamos un total de 900 restos que han sido hallados, 792 de éstos corresponde a seres humanos y 72 a animales, que han sido extraídos en 31 bolsas en total”, reportó.
El funcionario estatal negó que la institución este en condiciones de confirmar si las víctimas son migrantes, pero resaltó se trabaja con autoridades del Instituto Nacional Migración (INM).
Pero reconoció que se tardarán en emitir resultados finales, toda vez que indicó que derivado de la exposición al medio ambienten y las lluvias los restos óseos  y las ropas se encuentran degradadas y dificultan obtener su huellas o muestra genética.
“Día con día se inunda el pozo, por lo que es necesario primero drenarlo y posteriormente que el personal de servicios periciales baje con todo el equipo que es necesario…y entones remover los sedimentos que día con día se acumulan”, argumentó.
Aunque, aseguró que las excavaciones se concluirán una vez que se tenga certeza de que en la lumbrera de Huehuetoca ya no existen  fragmentos humanos.