Desesperante

0
55
Desesperados… Desesperados por la continua emergencia, pobladores de San Mateo Atenco piden a los gobiernos municipal, estatal y federal que realicen obras contundentes para acabar con las inundaciones de cada aguacero. En menos de un mes, la entrada del municipio zapatero ya sucumbió a las aguas negras en más de siete ocasiones. Viviendas y negocios tratan de protegerse con banquetas, guarniciones y bardas, pero ni así se salvan de las aguas negras. (Foto: Juan Hernández)

Guillermo GUADARRAMA

*Vecinos y comerciantes de San Mateo Atenco exigen
obras efectivas para acabar con problema pluvial.

El mal olor, tráfico, pérdidas materiales y de tiempo y el no poder cruzar la entrada al municipio son problemas que los habitantes de San Mateo Atenco viven año con año a la llegada de la temporada de lluvias.
Tras tener que cerrar la entrada al municipio de San Mateo Atenco, desde la avenida Paseo Tollocan, por la altura que alcanzó el agua, derivado de las fuertes lluvias, elementos de seguridad municipal y estatal, este lunes se dieron a la tarea de cruzar a los habitantes en sus patrullas, para poder llegar a sus destinos.
Como en los últimos días, este municipio se ha visto afectado por las fuertes lluvias, donde las pérdidas materiales (refrigeradores, salas y hasta televisores) son las que más señalan los habitantes.
«Tanto así como enfermarnos, pues no, pero pues se nos echan a perder nuestros muebles, con mucho trabajo los compramos para que al llegar las lluvias nos arruine todo», comentó don Agustín, afectado que vive a orillas del municipio.
Los habitantes aseguran que hace falta más apoyo de parte de los tres niveles de gobierno, ya que ante estos fenómenos naturales, el apoyo no llega a todos.
«El ayuntamiento ya se deslindó de todo justificándose con las bombas (cárcamo), que sí sirven pero ya no bajan hasta acá a ver cómo está la situación, ya nadamás los policías que poco pueden hacer».
Resignados a la falta de solución ante las inundaciones, los habitantes de este municipio se han encargado de hacer bardas de hasta un metro en sus hogares y locales para evitar que se meta el agua, sin embargo, no siempre es la solución.
De igual forma, recalcaron que con la administración del actual presidente municipal, Julio César Serrano González, la entrega de sueros para reducir problemas en la salud se eliminó.
«Antes al menos daban sueros pero ahora con este nuevo presidente ni eso, los apoyos sólo llegan al centro y acá (en la entrada del municipio) nada».