Inviable que habitantes del Cerro del Chiquihuite regresen a sus viviendas

0
86
FOTO: Juan Hernández

Por Lilia González

Ante el riesgo latente que hay en la zona, el secretario general de Gobierno, Ernesto Nemer Álvarez, señaló que es inviable que las personas que habitaban en el Cerro del Chiquihuite, situado en el municipio de Tlalnepantla, regresen a sus viviendas.

Si bien, dijo, las autoridades han estado trabajando para apuntalar la zona, el riesgo de otro posible desgajamiento sigue estando latente debido a que las precipitaciones continúan, lo que ha provocado que haya humedad y, con ello, que haya puntos vulnerables.

“Es inminente el riesgo que representa el desgajamiento del cerro, con las lluvias estamos teniendo todos los días humedad; además, el temblor también abrió la estructura. Lo importante ahorita fue notificarlos, pedirles que se salieran porque hay un riesgo inminente”, dijo.

En este sentido, explicó que notarios continúan realizando el censo correspondiente para que, a raíz de ello, se pueda determinar el tipo de apoyo que el gobierno estatal estaría ofreciendo a los damnificados.

“Tenemos que empezar con un programa de reubicación en algunos lugares. Para el gobernador Alfredo del Mazo es muy importante cuidar, primero, de la salud, la vida y la propiedad de los mexiquenses”, puntualizó.

Enfatizó que los tres niveles de gobierno se encuentran trabajando en el censo, mismo que les arrojará la condición en la que se encuentran las viviendas, es decir, detallar si eran viviendas particulares o si eran asentamientos irregulares y, a partir de ahí, comenzar a distribuir los apoyos.

Por otra parte, afirmó que el gobierno del estado no había sido notificado con anterioridad sobre el riesgo que se tenía en el cerro pues, dijo, “de haber sido así hubiéramos actuado de manera inmediata”, enfatizó.

Para evitar otro incidente similar, Nemer Álvarez informó que el gobierno mantiene activado el Consejo Estatal de Protección Civil, los consejos municipales, y se mantienen constantemente actualizando el atlas de riesgo.