Les leyeron la cartilla

0
121
Para que no abusen… La Procuraduría Federal del Consumidor se reunió con dueños de bares y restaurantes de la región, a quienes les leyó la cartilla en materia de requisitos, restricciones y sanciones en cuanto a venta de bebidas alcohólicas. Y es que este asunto de los tragos ha ameritado innumerables sanciones a los empresarios del ramo. (Foto: Victoria ACEVEDO).

Isabel Blancas

*PROFECO alertó sobre normas, restricciones

y sanciones en la venta de alcohol.

Con la finalidad de dar a conocer los puntos que se deben cumplir en establecimientos con venta de bebidas alcohólicas y para evitar sanciones de la Procuraduría Federal del Consumidor, la Asociación de Bares del Valle de Toluca (Asbar) organizó un foro para tener conocimiento de la Ley de Protección al Consumidor.

Patricio González, presidente de Asbar, mencionó que este sector al que representa es uno de los más fiscalizados, de ahí la importancia de tener acercamientos con las autoridades y tener la información para evitar sanciones que puede dañar de manera importante a los empresarios.

Con la presencia de dueños y representantes de por lo menos 150 establecimientos de la zona, la delegada de la PROFECO explicó que la dependencia no quiere ser vista como inquisidora, pero recordó que deben ser muy puntuales en la revisión de las normas, de ahí que se les da esta información para evitar que incurran en una falta que cause algún daño moral o económico.

En este foro se explicaron varios temas y se resolvieron dudas, siendo la más frecuente el tema de propinas, ya que en algunos establecimientos se cobra o se sugiere la misma, lo que está prohibido.

“Entendemos que ustedes viven de las propinas, pero no se puede ni siquiera sugerir, se puede hacer conciencia mediante un letrero en el establecimiento de lo que para los meseros significa la propina, pero nada más”, explicó.

De igual manera, se pidió a los empresarios que exhiban su certificado de autenticidad cuando vendan tequilas o mezcales; sin embargo, la mayoría de ellos no conocían la disposición.

Finalmente, se acordó apoyar a los representantes del sector en todo lo posible, revisando cartas, y sobre todo, buscando la conciliación durante una denuncia para subsanar el daño y evitar un proceso que podría ser largo, pesado y oneroso.