Descubren que Covid-19 está mutando, al descubierto dos tipos de cepa

0
503

REDACCIÓN, 5 Marzo .- Investigadores chinos han descubierto dos cepas del Covid-19, lo que demuestra que el coronavirus ha mutado, causando infecciones por todo el mundo. Los autores avanzan que con estos hallazgos queda demostrado que  la divergencia entre los dos virus es mucho mayor que la anteriormente estimada.

Científicos chinos, que estudian el brote del coronavirus, han identificado dos cepas principales del Covid-19: una más agresiva, que está provocando el 70% de los casos, y otra menos virulenta, que afecta al 30% de los enfermos.

Un nuevo estudio, publicado en National Science Review, analiza el grado de divergencia molecular entre el SARS-CoV-2 y otros coronavirus relacionados

Los coronavirus son una gran familia de virus que usa ácido ribonucleico (ARN) como material genético para mutar, y eso es lo que ha hecho el Covid-19. Investigadores de la Universidad de Pekín y del Instituto Pasteur de Shanghái, ambos en China, han analizado 103 genomas secuenciados utilizando cepas de China y han encontrado que el 70% de las cepas era de un tipo, que han llamado ‘tipo L’, y que presenta especial virulencia.

Esta primera cepa fue más común al comienzo del brote, en Wuhan, pero su frecuencia ha disminuido después de principios de enero, a causa, según los científicos, de las estrictas medidas que China puso en marcha para tratar de detener la propagación del virus. El 30% restante de las cepas, que llamaron ‘tipo S’, tiene efectos menos peligrosos en las personas.

“Estos hallazgos respaldan firmemente la necesidad urgente de más estudios inmediatos e integrales que combinen datos genómicos, datos epidemiológicos y registros gráficos de los síntomas clínicos de pacientes con enfermedad por coronavirus 2019 (Covid-19)”, escribieron en su estudio los autores, que advierten de que su estudio solo ha examinado un rango limitado de datos y que se necesitan estudios de seguimiento de conjuntos de datos más grandes para mejorar la comprensión sobre cómo evoluciona el virus.

Stanley Perlman, profesor de microbiología e inmunología en la Universidad de Iowa (Estados Unidos) y que ha investigado el SARS y el MERS, señala que el nuevo estudio no demuestra que una cepa sea más agresiva o más rápida que la otra. “Por ahora, parece que hay dos cepas, pero no sabemos exactamente lo que esto significa”, confirma Perlman, que no ha intervenido en la investigación china.

“Los SARSr-CoV probablemente están causados ​​por mutaciones y por la selección natural además de la recombinación”, explican. Así los análisis genéticos de la población de 103 genomas de SARS-CoV-2 indicaron que estos virus evolucionaron  en dos tipos principales (designados L y S).

Tras el análisis, los genomas sugieren que el tipo L es más agresivo que el tipo S y que la interferencia humana puede haber cambiado la propagación de ambas cepas días después del brote.

Explican los autores que, mientras que el tipo L fue más frecuente en las primeras etapas del brote en China, la frecuencia ha ido disminuyendo desde finales de enero. Los autores señalan que la intervención humana puede haber ejercido una presión selectiva más severa sobre el tipo L, que hace que sea más agresiva y se disemine más rápidamente. Por otro lado, el tipo S, que es evolutivamente más antiguo y menos agresivo, podría haber aumentado su frecuencia relativa debido a una presión selectiva relativamente más débil.

“Los datos examinados en este estudio aún son muy limitados”, explican los autores. Se necesitan, por tanto, datos para comprender mejor la evolución y la epidemiología del coronavirus.

“Existe una gran necesidad de más estudios inmediatos e integrales que combinar datos genómicos, datos epidemiológicos y registros de los síntomas clínicos de pacientes con SARS-CoV-2”, destacan.