A mi manerA

51
144
Enrique Peña Nieto. Metió al enemigo en casa.

Por Julio A. AGUIRRE

*Viva México ca…
*Un “loco” en Los Pinos.
*Mantenemos lo dicho.

La prisa lo impide todo; nada es posible para el que no se aquieta. Emma Godoy.

Ni en contra del presidente de México, Enrique Peña Nieto, ni a favor de la oposición.

En pleno mes patrio, cuando millones mexicanos -dentro y fuera del país- soltamos de nuestro ronco pecho el grito “¡Viva México, cabrones!”, pisa suelo mexicano el “enemigo número uno”, un “loco” llamado Donald Trump, quien aspira dirigir el país más poderoso del planeta: Los Estados Unidos.

Error presidencial, consideramos. Quienes rodean al Ejecutivo siguen aplaudiendo la decisión rescatando las bondades de dicha reunión celebrada ayer en los mismos Pinos.

Todos hemos tenido como vecinos a gente buena, noble y tranquila; ideal para llevar una excelente relación.

Todos hemos tenido también el vecino loco, envidioso, maldito y desgraciado que nos hace la vida de cuadritos sin temerla ni deberla.

Al primero lo invito a mi casa, al segundo lo quiero lejos de la calle, de la colonia y del municipio.

La política es otra cosa, dirán muchos; lo sabemos y entendemos. Se debe ser tranquilo, amable, bondadoso, elegante, fino, diplomático y demás yerbas; sin embargo, mexicanos hasta las cachas, y a mucha honra un servidor nunca extendería una invitación a ese dolor de cabeza; es más, pensaríamos muy bien el aceptar una invitación de quien ha dañado profundamente a México y sus ciudadanos con declaraciones absurdas y estúpidas.

Y lo haría, como dicen los políticos, caiga quién caiga y tope donde tope.

En todas partes del país -México- hay priistas, mismas partes donde hay quienes no comulgan con dichos colores y siglas, por ello en nuestra percepción somos más los que mostramos molestia ante el diálogo entre Peña Nieto y Donald Trump.

Nunca metas al enemigo en casa sería nuestra observación.
En fin, “palo dado ni Dios lo quita”. La invitación a un ser dañino de mexicanos y latinos en general, se dio fuera de tiempo, fuera de forma y fuera de toda lógica.

Ese “loco” y soberbio -Donald Trump- podrá regresarse a su país hinchado de orgullo y vanidad, gritando a los cuatro vientos: “Con el miedo que me tengan basta”.

Ni partidistas ni políticos, como mexicano común y corriente nos permitimos enviarle un mensaje -que lamentablemente no llegará a manos, oídos u ojos de Trump-.

¡Viva México cab… Ojalá y nunca vuelvas!

COMO VA…

Con clase… Nos gustó la opinión del Rector de la Universidad Autónoma del Estado de México UAEM, Jorge Olvera García, quién -él sí- con categoría y clase expuso. “Esta (visita) debería ser oportunidad para reprocharle que no construya muros y que ofrezca una disculpa pública, en lugar de sólo venir hacer campaña”.

Las instituciones, agregó, de la república deben tener cuidado con este tipo de personajes, pues es verdad que se debe privilegiar el diálogo y ver en qué sentido se desarrollará la reunión, pero el sentido republicano de los mexicanos es la democracia y el partido demócrata es la coincidencia más cercana a nuestro país.

Por cierto una observación para el ejército priista regado en el país. No coincidir con el priista número uno y guía de todos los mexicanos no significa estar en contra del Presidente.

Defender lo indefendible es ser cómplice del error, digo.
Ser o no ser… intentamos ser coherentes sin andar chaqueteando hoy sí y mañana también. La olla político-electoral en el Estado de México sigue tomando presión con la gran cantidad de priistas que anhelan sentarse en la silla principal de la entidad.

En este espacio hemos señalado a tres personajes con reales posibilidades de ganar en el 2017 la gubernatura mexiquense.
Mencionamos a Carolina Monroy del Mazo, a Alfredo del Mazo Maza y a Alfonso Navarrete Prida, agregando que el orden de los factores no alteraba la calidad. Nunca cambiamos nuestra opinión ni escuchamos el canto de las sirenas.

Estamos en lo dicho, de esta tercia surgirá el ganador del proceso electoral en 2017 en la entidad mexiquense.

En el camino se quedan soñadoras y soñadores. Tranquilos, ya será para la otra.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.
Correo electrónico:
aguirre@8columnas.com.mx