Cuidado con los calentadores en temporada invernal

0
300

POR Sergio MACEDO GONZÁLEZ

Con la llegada de la época invernal la disminución de la temperatura es cada vez más notoria, por lo que cientos de familias recurren al uso de calentadores, ya sea de leña, gas, eléctricos o algunas otras estrategias caseras para mantener el calor al interior de sus hogares. Sin embargo, si no se toman algunas medidas de seguridad antes y durante la operación de estos dispositivos, se corre el riesgo de sufrir quemaduras, intoxicaciones, descargas eléctricas o provocar un incendio.

Durante los meses en que se registran las temperaturas más bajas en la entidad, los cuerpos de emergencia incrementan la recepción de llamadas de auxilio para atender intoxicaciones por monóxido de carbono, así como quemaduras por manipulación de materiales calientes, pues las condiciones climáticas adversas hacen que las familias busquen alternativas para mitigar el frío, entre ellas encender la estufa, colocar anafres en la casa, quemar alcohol, hacer fogatas, utilizar calentadores con motores de gasolina o diesel, pero una inadecuada ventilación en las habitaciones puede generar severos daños en la salud, incluso la muerte.

El uso de los métodos antes mencionados genera combustión, la cual a su vez produce monóxido de carbono, sustancia incolora, inolora, que si es inhalada durante un corto tiempo resulta fatal para el cuerpo humano, bastan aproximadamente 10 minutos para que una persona presente deterioro irreversible en el organismo.

Si bien el empleo de estas tecnologías no es malo, se requiere hacerlo con responsabilidad y seguridad, en un lugar con buena ventilación para evitar la concentración de monóxido de carbono en una habitación. Desafortunadamente esta recomendación es ignorada por un gran número de familias, quienes en su afán por mantener una temperatura agradable durante las noches de invierno prácticamente sellan puertas, ventas y cualquier rendija por donde pudiera colarse el frío, impidiendo la entrada de aire en el hogar, el cual se convierte en una trampa mortal si se enciende un anafre, una fogata, la estufa, lámparas de alcohol, se queman solventes o se activa otra fuente de calor de forma inadecuada.

Ante la imposibilidad de la entrada de aire que ventile la habitación, el monóxido de carbono desplaza al oxígeno que se encuentra en el lugar, por lo tanto, una persona comienza a respirar esa sustancia que es imperceptible y en tan solo unos minutos se siente mareado, se le nubla la visión, tiene somnolencia, dolor de cabeza síntomas que atribuyen al cansancio por las actividades cotidianas,  no se dan cuenta que están intoxicados y caen en la inconciencia, pierden el contacto con la realidad, difícilmente pueden percibir el peligro, en ese momento se enciende la alarma, requieren atención médica urgente.

Los efectos dañinos del monóxido de carbono son irreversibles si no se actúa de inmediato, pues bastan aproximadamente 10 minutos para que una persona pierda la vida por intoxicación, sin embargo, pasan varias horas antes de que alguien se de cuenta de lo acontecido al interior de una habitación y avise a las autoridades, por lo que realizar acciones preventivas son vitales para evitar tragedias.

Como ya se ha mencionado en este texto, una de las medidas para evitar intoxicaciones por el uso inadecuado de calentadores durante la temporada invernal es procurar una buena ventilación del lugar en el que se ubicará el dispositivo, no olvidar que la combustión produce sustancias toxicas.

Preferentemente no se deberían encender motores, ni quemar madera, alcohol u otro combustible en la misma habitación en la que se duerme, si se va a manipular gasolina u otro solvente hay que colocarlo fuera del alcance de niños, personas de la tercera edad y animales para evitar quemaduras de piel o incendios.

En el caso de calentadores de gas hay que darles mantenimiento al menos una vez al año, antes de utilizarlos revisar su funcionamiento, verificar conexiones, tubos, mangueras a fin de detectar fugas para reemplazar las piezas obsoletas, no hacer reparaciones si no se cuenta con el conocimiento necesario, es mejor acudir con un especialista. De igual manera ocurre con los aparatos eléctricos, se requiere checar conexiones, no usar extensiones, en la medida de lo posible evitar el sobrecalentamiento, pues un descuido podría provocar un corto circuito.