Distanciamiento físico: ¿Qué tan lejos es lejos?

0
445

POR Fernando Ariel GARCÍA TERRÓN

Desde el inicio de la pandemia hemos escuchado que al salir de casa tenemos que cuidar el distanciamiento físico, mejor conocido en México como “sana distancia”. Al día de hoy, se tienen muchas recomendaciones al respecto. Es por eso que nos debemos preguntar: ¿Qué tan lejos es lejos?

 

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, por sus siglas en inglés (CDC), recomiendan que se debe de mantener una distancia de por lo menos 1.8 metros, mientras que la Organización Mundial de la Salud recomienda guardar una distancia de casi la mitad de lo recomendado por la CDC, 1 metro. En México, las autoridades sanitarias recomiendan mantener 1.5 metros de separación entre personas.

 

Hoy en día vemos que las economías comienzan a reabrir; restaurantes, tiendas departamentales y centros comerciales cada día con una mayor afluencia de personas, y aunque aparentemente se siguen las recomendaciones emitidas por las autoridades sanitarias, los contagios no ceden. La evidencia dice que, para romper las cadenas de contagio de una manera más efectiva, se debe de cuidar la vía de transmisión por aerosoles (partículas microscópicas que flotan en el aire) ya que esta vía ha resultado ser un canal de contagio mayor que tocar superficies que contienen el virus.

 

Resulta que el hecho de estar separados unos de los otros más de 1.8 metros, distancia recomendada por la CDC, no nos pone en una completa seguridad de no contagiarnos con el virus SARS-CoV-2, en estudios recientes se descubrió que la transmisión se puede dar por estos aerosoles microscópicos que pueden viajar hasta 8 metros de distancia cuando una persona tiene una exhalación violenta (p.ej. estornudos y tos), estas partículas quedan flotando por varias horas en el aire y al inhalarse pueden causar la enfermedad. Es por esto la importancia del uso de cubrebocas ya que disminuye la cantidad de aerosoles que emite una persona infectada y de igual forma se disminuye de manera considerable las partículas que se inhalan y, por ende, el riesgo de infección es menor.

 

Un estudio realizado por investigadores chinos reafirma la evidencia que la infección se transmite primordialmente por exhalación de aerosoles y gotas respiratorias, en lugar de superficies contaminadas. En este estudio se encontró una tasa mayor de material genético del virus en aproximadamente 20% que las muestras tomadas de superficies contaminadas. El 26.9% de las muestras de aliento exhalado fueron positivas al virus, mientras que el 5.4% de las muestras de superficies fueron positivas al virus.

 

Derivado de la transmisión por aerosoles y gotas respiratorias, radica la importancia del uso del cubrebocas y el beneficio del uso de mascarillas faciales añadido. Un estudio realizado en la India en el que involucraron en una primera fase 62 trabajadores comunitarios, debidamente protegidos con cubrebocas, lavado de manos constante y distanciamiento físico, realizaron visitas a 5,880 casas para brindar asesoría acerca de la COVID-19 a familias asintomáticas, 12 de ellos tuvieron una prueba positiva para COVID-19. Posteriormente, 50 trabajadores comunitarios continuaron las visitas domiciliarias, agregando una mascarilla facial a su equipo de protección, además del cubrebocas, lavado de manos y distancia física, estos 50 trabajadores visitaron 18,228 hogares, de los cuales 2,682 miembros de estos resultaron positivos para la infección, pero ningún trabajador comunitario resultó infectado. Demostrando que el uso añadido de una mascarilla facial puede jugar un papel importante en la prevención de los contagios.

 

Con la evidencia disponible, volvemos al hecho de que la contención de la epidemia depende primordialmente de las medidas de salud pública básicas: uso de cubrebocas y careta, mantener una distancia segura cuando nos encontramos en espacios cerrados y lavado de manos. Estas medidas nos pueden mantener lejos de la infección.

 

AGT

 

El uso de cubrebocas demuestra solidaridad y afecto: ¡Úsalo!

 

Fernando Ariel GARCÍA TERRÓN

Médico Cirujano por el Tecnológico de Monterrey, investigador en el Instituto de Salud Pública y Global AHF en la Universidad de Miami y ayudante de investigación en la Fundación Mexicana para la Salud.

 

ariel_garcia_terron@hotmail.com

Twitter: @ArielGarciaT