HOME OFFICE, RETOS EN SU IMPLEMENTACIÓN.

0
411

Por César GONZÁLEZ.

En México, la emergencia sanitaria provocada por el virus Sars-Cov-2, ha traído como consecuencia que en la mayoría de las ramas de la industria se implemente en mayor o menor medida el esquema de teletrabajo, también llamado “home office”; a raíz de una falta de regulación específica, empresas y trabajadores desarrollaron el home office con ciertas dudas, problemas e incluso abusos, ya que en algunos casos los trabajadores eran obligados a laborar más allá de su jornada laboral y no se les respetaba el derecho a la desconexión.

Debido a la necesidad urgente de contar con una regulación en materia de Teletrabajo, previo proceso legislativo, el 11 de enero de 2021 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el cual se adicionó el capítulo XII Bis de la Ley Federal del Trabajo, en materia de Teletrabajo.

La reforma en materia de Teletrabajo, regula aspectos como: qué se considera teletrabajo, establecimiento de condiciones de trabajo, obligaciones especiales de la empresa y del trabajador, derecho de reversibilidad, voluntariedad, condiciones especiales de seguridad y salud, etc.

Ya que están establecidas las reglas del teletrabajo, vienen retos importantes para empleadores, empleados y Gobierno (Secretaría del Trabajo y Previsión Social):

El primer reto es que las empresas conozcan, dimensionen y elaboren un plan para cumplir a cabalidad sus obligaciones especiales, por citar algunas: proporcionar a sus empleados equipos necesarios para el teletrabajo como equipo de cómputo, sillas ergonómicas, etc; pagos de servicios de telecomunicación y la parte proporcional de energía eléctrica. Es un reto importante ya que, si el costo de implementar el teletrabajo es mayor al trabajo presencial, seguramente preferirán regresar a éste.

El segundo reto está en llegar al consenso con los empleados que actualmente se encuentren laborando bajo el teletrabajo, ya que la propia Ley establece que el cambio en la modalidad de presencial a teletrabajo deberá ser voluntario, y seguro estoy que existen empleados que contrario a su voluntad (muy respetable) se encuentran laborando en teletrabajo.

El tercer reto está en que las autoridades laborales garanticen el cumplimiento de las reglas establecidas, ello a través de distintos mecanismos, ya que es bien sabido que un gran número normas jurídicas en México no se cumplen y por lo tanto se convierten en letra muerta, vulnerando el Estado de Derecho.

Sin duda habrá más retos que resolver, lo cual deberá hacerse tomando en cuenta que las normas del trabajo buscan conseguir un equilibrio entre los factores de la producción para propiciar un trabajo digno y decente.