¿LA GRAN OPORTUNIDAD DEL VALLE DE TOLUCA?- Isidro O`Shea

0
200

¿LA GRAN OPORTUNIDAD DEL VALLE DE TOLUCA?

Por: Isidro O`Shea

@isidroshea

Hace no poco que parece que la figura de los municipios o bien de los ayuntamientos ha sido rebasada; las grandes zonas metropolitanas del país poco pueden hacer con tanta fragmentación y delimitación política dentro de una misma ciudad, ya no digamos cuando esas ciudades se convierten en un conjunto de macro-ciudades como se supone pronto pasará (ya está sucediendo en realidad) con la Ciudad de México, el Estado de México, Querétaro, Pachuca y Puebla.

Así pues, parecen más viables las figuras de alcaldes de grandes ciudades como ocurre en Nueva York, París, Los Ángeles, Madrid, o incluso de manera casual en la Ciudad de México.

Reitero el argumento: parece que las figuras de los municipios son rebasadas en grandes ciudades o zonas metropolitanas. Es evidente que la zona metropolitana del Valle de Toluca es una misma ciudad; Metepec no es una ciudad aparte, ni Zinacantepec otra, ni Toluca otra… podemos añadir por lo menos 7 municipios más.

La figura política del municipio se adaptó bien a la realidad del siglo XX donde eran pocas nuestras grandes zonas metropolitanas, pero hoy parece que solamente provoca que existan distintas políticas públicas y poca coordinación dentro de lo que es una misma ciudad. Ello se volvió aun más complejo cuando se logró la democracia del país y poco a poco los municipios empezaron a tener distintos colores, y es que debemos recordar que la democracia es el medio y no el fin.

Con administraciones de distintos colores el diálogo entre autoridades se volvió más complejo y parecía que cada uno quería hacer ver que sus chicharrones eran los que más tronaban.

El próximo 1 de enero, aunque no por vez primera, la zona metropolitana del Valle de Toluca tendrá presidentes y presidentas municipales de la misma fuerza política (no mismo partido, pero sí misma coalición) y aunque reitero que no será por vez primera, creo que después de tantos obstáculos y difíciles momentos que se han vivido, es una nueva oportunidad para que exista diálogo y coordinación entre municipios que conforman una misma ciudad.

Puede ser la gran oportunidad del Valle de Toluca dado no solamente al diálogo más viable entre presidentes municipales, sino también por lo que los presidentes municipales electos han dejado entrever con acciones o declaraciones sobre sus proyectos de desarrollo, especialmente en materia de servicios públicos, la cual indiscutiblemente es la principal tarea de los presidentes municipales.

Fernando Flores en Metepec ha dejado ver no solamente la importancia que le dará a la seguridad pública, sino también que su gobierno estará bajo la directriz de la innovación, con tecnologías que al ciudadano puedan facilitarle los procesos y al mismo tiempo con figuras como un “City Manager” que esté a cargo precisamente de que los servicios funcionen bien y todos los días.

Por su parte, Raymundo Martínez Carbajal, no se ha colocado límites o barreras e incluso ha mencionado que buscará que Toluca sea nuevamente una de las ciudades más importantes de la República, si bien no es cuestión fácil, tampoco resulta descabellada, y se agradece que por lo menos se tengan aspiraciones. Aunado a los deseos, Martínez Carbajal está trabajando intensamente para que Toluca se adapte también a las nuevas tecnologías y a las nuevas formas de socializar, mismas que se han intensificado durante la pandemia del COVID19. Muchos de sus planes y proyectos, afirman, se sustentan en ello: nuevas tecnologías y formas de crear comunidad.

En Zinacantepec, Manuel Vilchis, empresario de gran experiencia y éxito, está en el mismo entendido, aunque su municipio sea una mezcla más profunda entre lo urbano y lo rural. Vilchis cada día tiene reuniones con políticos y líderes de administración pública buscando lograr que en su trienio su municipio se posicione y termine por integrarse y abrazar a Toluca y Metepec, por ello también está buscando potencializar las actividades económicas de Zinacantepec más allá del mismo territorio.

A ellos tres podemos sumarle el trabajo de Ana Muñiz en San Mateo Atenco, que a diferencia de los anteriores gozará de una transición de administraciones mucho más cálida y gentil; asimismo no se pueden olvidar municipios como Lerma o Almoloya de Juárez o aquellos que complementan la zona de Metepec como: San Antonio la Isla, Mexicaltzingo, Chapultepec, que por pequeños que resulten, también forman parte de una misma ciudad.

Si al igual que hoy día están trabajando y estrechando lazos los alcaldes electos, lo hacen a partir del 1 de enero, indiscutiblemente, el Valle de Toluca tendrá una nueva gran oportunidad de avanzar y crecer potencialmente, aun con lo que parece que ya es una figura política – administrativa rebasada: el municipio.

Si trabajan en equipo, coordinados, con políticas públicas que se asemejen y vean por el bienestar de todo el Valle de Toluca y no únicamente de sus administraciones y clientelas, podremos volver a pensar en una zona que más allá de lo económico, sea una zona donde se viva con tranquilidad.

Pensar fuera de la caja, la innovación y las nuevas tecnologías pueden ser el revulsivo para una gestión ordenada y coordinada.  ¡Que por el bien de los que aquí vivimos, así sea!