Letras de Juan Gabriel

0
108
Euforia electoral, todos se siente ganadores.

POR Juan Gabriel González Cruz

Maldito presagio, dirían algunos.

No es un secreto ni exclamación nueva. Si hoy fueran las elecciones de alcaldes y diputados locales en el Estado de México, Morena y su alianza con el PT y PES se alzaría con la mayor parte de alcaldías y diputaciones locales producto del efecto “Andrés Manuel López Obrador”. Es más, no es necesario analizar encuestas.

El 7 de marzo pasado este espacio anticipó que las cifras conocidas en el bunker del priismo estatal le daban, cuando mucho, el triunfo en 40 de 125 municipios y 15 de 45 distritos locales, “una tercera parte de lo disputado en las urnas el 1 de julio”.

A unas horas de haber arrancado las campañas locales los presagios no han cambiado. Es prácticamente lo mismo, con la salvedad de que la estructura tricolor se tiene que volcar para salvar “de lo perdido lo encontrado”.

Más menos 10 por ciento de las cifras antes expuestas es lo que el tricolor tiene en su realidad electoral, sobre todo si tomamos en cuenta que no pudo doblegar a sus aliados federales del Verde Y Nueva Alianza que terminaron impulsando a ex priistas como candidatos y que a final de cuentas serán opositores, porque en lo local no van en coalición. Puntos menos.

Por lo anterior resulta un hecho anticipado que a partir del 2 de julio comienza una recomposición del gobierno estatal y de la geopolítica mexiquense. El gobierno de coalición está en marcha y las élites sacrificadas del comando administrativo serán las que tengan que ver con seguridad y justicia. Si gustan no lo crean por el momento.

Eso sí, dentro de tres años veremos a varios alcaldes del trienio 2019-2021 algunos en aprietos y otros es la cárcel. Así como se puede anticipar la segura derrota priista en varios municipios y distritos, también se augura que muchos futuros ediles caerán en la tentación y replicarán la historia del 2003 cuando –propios y más extraños- fueron a dar al bote por sus excesos. No todo es miel sobre hojuelas. Dirían los viejos… tiempo al tiempo.

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

La bola de estambre en Ciudad Peluche

Uno de los municipios que me llama la atención es Xonacatlán, donde además de los aspirantes partidarios, están dos candidatos por la vía independiente. En total 12 pretendientes a la alcaldía con sus respectivas planillas. Ciudad Peluche es eso, una bola de estambre que entre más enredada esté beneficia al mejor tejedor. En este caso Michelle García Berne, la candidata del PRI, resulta la beneficiada con esta maraña política por la simple y sencilla razón de que las elecciones se ganan con estructuras y operación efectiva. No deberá sorprender el resultado del 1 de julio si se toma en cuenta que del resto de los competidores hay militantes de izquierda desgastados y ex priistas disfrazados de ciudadanos.

Dudoso arrendamiento…

En estos tiempos de mala ejecución administrativa y propiciados descuidos en la asignación y control de los vehículos de gobierno, cobra alta relevancia la necesidad de contratar servicios de arrendamiento de automóviles para los gobiernos, sea federal –como ya es una norma-, estatal o municipal. Para la ciudadanía le resulta más productiva y eficaz la política de renta que la dudosa compra de patrullas, por mencionar un ejemplo. Si se rentan las unidades hay más control y seguimiento, y la empresa responsable debe cambiar, cuando menos, cada año de vehículos automotores. Hasta aquí todo va bien. Lo que no es idóneo es trasladar las mañas en la adquisición de autos para gobierno a la alternativa de arrendamiento. Mucho cuidado debe tener la Secretaría de Seguridad con esa propuesta de Mil 700 Millones de pesos que para nada es comparable con la que le sigue de Mil 300 Millones, no se trata de cualquier número, hablamos de 500 millones de diferencia que hasta el más ingenuo la entiende. A valores entendidos, es un asunto de seguridad ciudadana.