Tianguistas de la Aviación Autopan piden respeto para adultos mayores

0
322
FOTO: Victoria Acevedo

POR Sergio MACEDO GONZÁLEZ

A más de un mes de la reapertura del tianguis de la Aviación Autopan, luego de permanecer cerrado por más de 90 días derivado de la pandemia por Covid19, los comerciantes denuncian malos tratos por parte de cadetes de la policía municipal comisionados a la Dirección de Protección Civil, quienes de no muy buenas maneras impiden el acceso a personas de la tercera edad, incluso las amenazan con retirarlas usando la fuerza pública argumentando que es por su bien, para evitar contagios de coronavirus en el lugar. Mientras que, en plazas comerciales, mercados, locales de la ciudad de Toluca y otros tianguis del municipio no se aplican las mismas medidas.

Dirigentes de diversas organizaciones comerciales coinciden en señalar que el personal encargado de los filtros sanitarios que se colocaron en la zona a partir del 10 de julio pasado, opera de forma prepotente contra personas de la tercera edad que pretenden ingresar al tianguis a realizar sus compras o a vender sus productos.

Si bien restringir el acceso a personas de la tercera edad es una medida sanitaria para evitar contagios de coronavirus, este sector de la población debe recibir trato digno y respetuoso por parte de los servidores públicos, aseguran los inconformes, quienes detallan que un gran porcentaje de adultos mayores acude a buscar el sustento para su familia pues llevan más de cinco meses sin percibir un solo peso y ven en el tianguis una forma de sobrevivir a la crisis sanitaria.

Detallan que son los cadetes de la policía municipal, que se encuentran en las entradas del tianguis quienes amedrentan a las personas de la tercera edad, pues ante la insuficiencia de personal de Protección Civil, el Ayuntamiento decidió comisionar a varios de ellos para auxiliar en las labores sanitarias, sin embargo, su novatez les ha pasado factura.

Ante la ausencia de personal de protección civil los cadetes de policía hacen de las suyas, exigen identificaciones oficiales a los asistentes al tianguis sobre todo a personas de la tercera a quienes se les impide ingresar al tianguis, situación que ha generado varios altercados, comentan.

Estas actitudes demuestran que a los elementos de seguridad les falta capacitación, vocación de servicio, sensibilidad para dirigirse a la ciudadanía, “no se trata de llenar huecos con gente que no tiene perfil profesional o  la capacidad necesaria, es cierto que muchas personas se ponen agresivas, no se dejan tomar la temperatura, poner gel o el cubre bocas, pero eso no es motivo para recibir malos tratos, el servidor público tiene que estar preparado para respetar en todo momento a los ciudadanos”, señalan.

Que se restrinja el acceso a personas mayores de 60 años es comprensible, lo que no se puede tolerar es la forma en como lo hace el personal del ayuntamiento, la autoridad tiene que ser muy cuidadosa, emplear estrategias para hacer cumplir la normatividad sanitaria, pero también ser empática con la ciudadanía y explorar alternativas para que aquellas personas que llevan varios meses sin trabajar puedan acceder a recursos que les permita sobrellevar esta crisis de salud que ya se ha convirtió en un tema económico, subrayan los dirigentes.

Lamentaron que las medidas restrictivas para adultos mayores solo se apliquen en el tianguis que se instala en la zona norte del municipio, pues aseguran que en lugares como la Central de Abasto, el Piojo, en la zona de la terminal con su ambulantaje desbordado o los mercados del municipio las cosas son distintas, al parecer en esos sitios no existe riesgo de contagiarse de covid19, ahí la gente de todas las edades puede comprar y vender sin problema, o simplemente la autoridad municipal no aplica el mismo criterio.

Los tianguistas piden respeto para los adultos mayores que acuden a la Aviación Autopan con la esperanza de ganar un poco de dinero para el sustento de su familia, solicitan a la autoridad municipal analizar y proponer algunas alternativas para permitir a ese sector realizar su actividad económica con las medidas sanitarias correspondientes, sobre todo que un tema de salud no sea el pretexto para lastimar la dignidad de la ciudadanía.