TODO ES UN CICLO Y AÚN NOS SORPRENDEMOS- Isidro O`Shea

0
7
FOTO: Especial

TODO ES UN CICLO Y AÚN NOS SORPRENDEMOS

POR: Isidro O`Shea

@isidroshea

El nacimiento. La muerte. La subida. La bajada. Todo son procesos que inician y terminan y, sin embargo, seguimos sorprendiéndonos como cuando empieza la lluvia, misma que hemos visto miles de veces caer.

Hemos tenido días muy movidos, días en que no ha habido pausa a la conversación. Algo que me recuerda a nuestra mala costumbre de decir “fue una semana larga” o “te robo unos minutitos”, como si la semana pudiera tener más de 7 días, o los minutos que necesitamos fueran de 40 segundos… pero así nos entendemos.

En los últimos días ha pasado de todo; sucesos repentinos que reflejarían de manera perfecta una clase de Historia de los tiempos actuales. La Historia se construye con historias, con narrativas, con aquello que los que quieren demostrar que leyeron un libro, ahora llaman “Storytelling”.

Así pues, si bien es cierto que a veces cuesta llenar los noticieros de la televisión, en esta ocasión sucedió lo contrario. Como dicen los más propensos a las redes sociales: fue fácil “subirse al tren del mame”; que si Carmelita y Vicente; que si Checo Pérez; que si el Atlas o la descortesía de las Chivas, e incluso que si el sorteo de la Championscomo evidencia de la corrupción en el fútbol.

Calculo y recalco: los últimos días han sido reflejo de unarealidad más extensa. De esta en la cual no hemos sabido ubicar dónde debería ir el punto exacto de la corrección política. Y es que no hay consenso al respecto, debido a que es natural que tengamos las pieles de distinto grosor.

Pero vaya también hay que tener consciencia de los actos que hacemos. Son quienes tienen consciencia los que sabenasumir los costos de sus acciones. La vida, al igual que la tesis la planeamos como una línea recta, a pesar de que sabemos que estará llenas de curvas, subidas y bajadas; e incluso de lo único seguroque paradójicamente es lo que más nos sorprende la muerte.

En estos días han tenido lugar las ceremonias que enmarcan la llegada de unos al poder y el abandono de otros. Desafortunadamente, a pesar de ello, seguimos viendo que la clase política cree que el poder es absoluto y eterno. Por esos vemos a los salientes tan tristes, y a los entrantes tan campantes.

Se suele afirmar que hay que tener los pies bien pegados a la tierra para no marearse en el ladrillo del poder. Creo que más que tener los pies pegados a la tierra, es cuestión de inteligencia. Incluso, hay estudios que así lo sugieren; con una supuesta correlación positiva entre aquellos con más IQ y quienes no se pierden en las esferas del poder.

En un sentido similar pero no idéntico, el neurólogo Richard Davidson considera que la bondad es el pináculo de la inteligencia. Quizá tampoco en vano, desde los tiempos de Platón, éste relacionaba continuamente los conceptos de justicia y bien con el de inteligencia. Sin embargo, si lo anterior fuera del todo real, quizá tendríamos la total certidumbre de que no hemos tenido a los hombres más inteligentes como gobernantes … vaya discusión para tiempos actuales.

Reitero: todo tiene un costo, y en política se debe saber. Y aunque no sea en política, uno debe también, tener un mínimo de clase, conciencia y vergüenza.

En las ceremonias de transición del poder municipal que se han llevado en los últimos días ha habido de todo y para todos, para largas sobremesas o incluso para clases de teorías de juegos. Y perdón, porque, aunque yo no debiera ser el de la vergüenza, me da vergüenza lo sucedido en Metepec, donde la todavía alcaldesa Gabriela Gamboa prácticamente le reclamó a Fernando Flores respecto a los abucheos que la primera recibió el viernes pasado, diciéndole “nosotros te tratamos bien en el informe”; como si los abucheos hubiesen sido producto de las acciones de Flores y no de la morenista. Apesar de ello fue Flores quien demostró clase y técnica al pedir respeto para la alcaldesa, y de paso darle una que otra lección de civismo.

Y es que, también en los últimos días, hemos visto que es igual de relevante saber ganar como saber perder, pues también “Las chivas de Guadalajara” se volvieron tendencia por su poco cortés tuit respecto al campeonato del Atlas. Pues a pesar de que el fútbol tiene como ingrediente esencial la broma y/o burla, también hay que tener clase para hacerlo, así como saber leer los tiempos, y una vez más el Guadalajara demostró no tener dicho don.

Regresando a las tomas de protesta, hemos de ser optimistas, optimistas de ver cómo los alcaldes electos no se han agarrado de los fracasos de las administraciones actuales para ponerse una vara muy baja en cuanto a logros prometidos. Tanto Raymundo Martínez, como Manuel Vilchis y Fernando Flores han dejado en claro que echarán toda la carne al asador para recuperar sus municipios, especialmente la seguridad de estos, lo cual si bien, representa su obligación, hemos de ser conscientes del nivel de reto, y agradecerles que por lo menos inician con toda la intención. Por su parte, Ana Muñiz Neyra, alcaldesa electa de San Mateo Atenco, dejó claro el día de ayer su gran entusiasmo por generar políticas públicas incluyentes y modernas, que estén pensadas en torno a nuevas realidades ciudadanas.

Los alcaldes electos también se han pronunciado como deberían hacerlo todosrespecto a la cohesión, la no polarización y el tiempo de trabajar en conjunto, dejando los colores para tiempos electorales. Ojalá rinda frutos dichaintención, porque en este país, la reciente polarización se ha reflejado en un aparente “chingar por chingar.

Así pues, las tomas de protesta han sido grandes escenarios para que también los políticos evidencien sus roces y fuegos amigos. Cada vez es menor la intención de poner cara de “Qué bien nos llevamos todos”.

Lo anterior parece tener una sola razón y destino: las elecciones del 2023, que como ya dije, serán solamente una parte más de aquello que dice la banda sonora del Rey León: el ciclo sin fin.

Sin duda, nuestros políticos podrían aprender mucho de algunos ídolos deportivos, empezando por aprender a trabajar en equipo; a colaborar, sabiéndose parte de un todo y noquererse comer todo, así como lo hizo Checo Pérez el domingo pasado en beneficio de su equipo y compañero.

Tiempo añadido: si bien, unos no están hechos ni quierenhacer política desde el núcleo, dado que sabemos que hay que tener la piel – bastante gruesa, otros deberían entender que la sangre taaaan pesada, tampoco es condición biológica de aquel que en política quiere triunfar.