Disputa política por bajar los “apoyos sociales”

0
113
El presidente de la Fundación UMS Ayúdate Ayudando A.C., Ulises Murguía Soto, hizo un llamado a las autoridades responsables, para que las contribuciones de los partidos políticos a la reconstrucción de las zonas afectadas, no sea controlada por ellos mismos, sino que se haga a través de un fideicomiso para que sea una información clara, pública y transparente.

Tlalnepantla, Mex.- El pasado 19 de septiembre, México fue sacudido por un sismo de 7.1 grados que dejó fuertes estragos en Ciudad de México, Morelos, Puebla, Chiapas y Oaxaca y el estado de México; bastaron unos minutos de desconcierto para dimensionar el estado de emergencia en el que las zonas damnificadas se encontraban, de igual manera basto aún menos tiempo para que las calles se inundaran de voluntarios, manos y ciudadanos dispuestos a brindar su ayuda.
El líder social en el Edoméx y presidente de la Fundación UMS Ayúdate Ayudando A.C., Ulises Murguía Soto, aseguró que hoy los mexicanos han demostrado que mientras los funcionarios federales, estatales y municipales generan una disputa política por bajar los «apoyos sociales», la población organizada y unida puede resolver más cosas como pueblo, que ellos con sus recursos «mal distribuidos» para atender las desgracias, aunado con la fuerza de los corazones dispuestos a levantar una ciudad en ruinas con amor y generosidad.
El también empresario mexiquense detalló que urge que cada uno de nosotros sigamos haciendo lo propio desde nuestra trinchera, tanto partidos políticos, gobierno, instituciones y sociedad, pero no por protagonismo, ni por logros mezquinos, sino por sacar a un país de los escombros y del dolor por quienes ya no están, por ello, con entusiasmo, amor por México y mucha fe, nos mantendremos de pie y juntos.
Ulises Murguía expresó que es increíble cómo en medio de una tragedia, salga el verdadero espíritu de los mexicanos, ya que éste país es noble, generoso y valiente que ha soportado no sólo la corrupción de sus gobernantes y la inseguridad en sus calles, sino también los golpes aterradores de la naturaleza.