Luto en el mundo taurino

1
111
El destacado matador de toros aguascalentense, Miguel Espinosa Menéndez "Armillita Chico", hilvanó una trayectoria de 28 años de alternativa, tiempo en el cual logró resonantes triunfos en ruedos nacionales y extranjeros. "Armillita Chico", quien falleció en su hogar en la ciudad de Aguascalientes, nació el 29 de septiembre de 1958 y fue el heredero de una importante dinastía taurina, la cual inició su padre, el destacado torero Fermín Espinosa "Armillita".

*Falleció el torero mexicano Miguel Espinosa “Armillita Chico”. 

Aguascalientes.- El destacado matador de toros aguascalentense, Miguel Espinosa “Armillita Chico”, falleció en su hogar en esta ciudad, a los 59 años de edad, por causas que sus familiares se han reservado hasta el momento.
La Asociación Nacional de Matadores de Toros y Novillos, Rejoneadores y Similares confirmó la lamentable noticia que ha enlutado el mundo taurino, no sólo de México, sino internacional, debido a la popularidad y fama que gozaba “Armillita Chico”.
Nacido un 29 de septiembre de 1958, Miguel Espinosa Menéndez fue heredero de una importante dinastía taurina, la cual inició su padre, el destacado torero Fermín Espinosa “Armillita”, la cual continuó su hermano Fermín y después su sobrino del mismo nombre.
Miguel Espinosa siempre fue considerado como uno de los mejores exponentes del llamado toreo mexicano de arte, ya que desde sus épocas como novillero comenzó a destacar en su trayectoria, la cual apuntaló y reafirmó ya como matador de toros.
“Armillita Chico” fue parte fundamental de la época dorada del toreo mexicano, ya que sus inicios taurinos fueron muy bien cuidados y administrados por su progenitor, quien supo llevarlo hasta convertirlo en un destacado matador.
La dinastía “Armillita” está formada por el iniciador, el saltillense Fermín Espinosa Saucedo, seguida por su hermano Juan Espinosa y después continuó con sus hijos Fermín, Manolo y Miguel, y en la actualidad con el nieto Fermín “IV”. Tomó la alternativa un 26 de noviembre de 1977 en la Plaza Santa María de Querétaro, de manos del legendario diestro mexicano Manolo Martínez y testimonio del también destacado torero “azteca” Eloy Cavazos y del español José María Manzanares.
Confirmó su doctorado en la Monumental Plaza de Toros México un 18 de febrero de 1979, de manos de su padrino, el mexicano Mariano Ramos, ante el testimonio del español Pedro Gutiérrez “El Capea”.