Gente que inspira

1
140
Foto Especial

MADONNA

La impactante historia de la reina

Por Monick Huitrón

Hoy pongo en tus manos la historia de una tremenda mujer a la que el mundo juzgó, despreció, señaló y acusó de mil cosas ignorando que detrás de la chica rebelde y atrevida, había un costal de episodios duros y muy dolorosos. Y que esa manera suya de ser, tenía muchos porques. Creció en los suburbios de Detroit, junto a sus cincos hermanos y su padre, Anthony, a quien veía poco porque trabajaba largas jornadas en la planta de autos de la Chrysler y luego en la General Motors. Le tocó vivir momentos difíciles desde niña cuando su padre se casó con la nana, al morir su madre de un cáncer de seno. Le tocó estudiar en una escuela católica donde tenía problemas de conducta, pero la toleraban porque era una gran estudiante. Siempre destacó entre sus compañeras por su carácter rebelde y su genuina forma de ser;  desde pequeña  se refugió en la música y en su mente no había espacio para nada más que sus sueños de convertirse en bailarina igual que su madre. Fue porrista en  la preparatoria y al terminar, obtuvo una beca para enlistarse en la Universidad de Michigan, en la escuela de Música, Teatro y Danza. Tenía 20 años cuando decidió ir tras su gran sueño; sola, se mudó a Nueva York, y empezó a escribir su gran historia de éxito. Sólo que antes, tuvo que aguantar duros golpes que pusieron a prueba su resistencia: Durante algún tiempo vivió en la calle y dormía en un edificio abandonado. Los primeros días comía nueces, almendras y palomitas porque no había para más. Pronto, consiguió trabajo de mesera y como modelo de desnudos, pero aun no le alcanzaba para pagar el alquiler de un apartamento, y, es que, lo más importante para ella era poder cubrir los costos de sus clases de baile. Empezó a trabajar en bares y a enfrentarse a la cruel realidad de ser mujer en un ambiente de machos y misóginos; aunque era Nueva York, las mujeres corrían muchos riesgos y a Madonna le tocó vivir los duros años 80´; un día, a punta de cuchillo la violaron y muchas veces entraron a robar a su apartamento. Cuando se deprimía y pensaba en rendirse, miraba una imagen de Frida Kahlo que colgaba en su pared y terminaba animándose porque pensaba que ella también había enfrentado cosas muy duras, y, al final, había sobrevivido. Siempre ha reconocido que durante muchos años de su vida, buscaba ser amada y terminaba cayendo con los hombres equivocados; convertida ya en una estrella, se casó con Sean Peen y luego de tres años se divorció porque ya no aguantó más violencia. Mientras la prensa y el mundo hablaban de ella como si en realidad la conocieran, esos comentarios, las burlas, las agresiones a su trabajo y a su forma de ser, le dolían profundamente. A sus 35 años sintió la enorme necesidad de volverse una persona más espiritual; conoció la Cábala y su vida cambió radicalmente: el mundo también la atacó por eso. Cuando una mujer le platicó de los miles de niños huérfanos en Malaui, levantó la mano para ayudar en los orfanatos, y, de paso, adoptando a uno de ellos; la acusaron de tráfico de influencias y de traficante de niños. Tiempo después, volvió a solicitar otra adopción y se encontró con la negativa de una jueza que la calificó de inepta, por ser una mujer divorciada. Aun así, peleó en las cortes internacionales y ganó. Como ha ganado siempre cada una de sus batallas. ¿Qué cómo lo ha hecho? Con mucho coraje, con determinación y con una fuerza de voluntad férrea. Aguantando de frente cada golpe, cada insulto: cada vez que alguien la llamada perra o bruja, se secaba las lágrimas y continuaba su camino. Al final y haciendo cuentas, mientras aquellos sin una vida interesante se ocupan de husmear en la vida de Madonna, ella, aunque la lastimen, se enfoca en seguir viviendo y en seguir triunfando. Después de todo, es la reina. Y, las reinas, nunca se rinden.