Elaboran atole y tamal de cempasúchil en Toluca

0
156
FOTO: Especial

Andrés y Alicia Carrión, originarios del municipio de Toluca, hicieron una fusión con la mencionada flor, harina, durazno y queso crema, para así crear un tamal con su esencia y un atole con mandarina.  

Por Alelhi Rodríguez

La flor de cempasúchil, además de adornar las tumbas y ofrendas este 1 y 2 de noviembre, se convirtió en un ingrediente del arte culinario.

Andrés y Alicia Carrión, originarios del municipio de Toluca, hicieron una fusión con la mencionada flor, harina, durazno y queso crema, para así crear un tamal con su esencia.

“Martajamos un poco la fruta, con una mezcla de lo que es azúcar, anís, canela y, a fuego lento, vamos caramelizando, desinfectamos la flor de cempasúchil y la vamos vertiendo poco a poco en nuestra mezcla para que de ahí surja ahora sí el sabor y suelte un poquito el aroma y el color, ya después dejamos que se enfríe un poquito, queda una especie de mermelada más o menos y lo vamos vertiendo al tamal”, platicó Andrés.

No obstante quisieron dar un plus a este producto de masa y flor de 20 pétalos, así que a su menú agregaron un atole, también con este sabor.

“Está elaborado con mandarina y con flor de cempasúchil, nosotros lo que hacemos es como con la cascarita de la mandarina hacerlo como un tipo té para sacar todo su extracto, después ya le colocamos la flor de cempasúchil y hacemos la magia con el atole”, explicaron.

Se ha comprobado que esta flor en tonalidades naranjas y amarillas tiene bondades para el sistema digestivo y respiratorio, por lo que aprovecharon para elaborar ambos productos y ofrecerlos al público.

“Quisimos darles a todos nuestros clientes de aquí de Toluca, Metepec y alrededores un sabor diferente, y qué mejor que algo tradicional como la flor de cempasúchil, que es representativa de estas fechas”, aseguró Andrés.

‘Tamalalandia’, en Santa Ana Tlapaltitlán, es donde ofrecen este tamal y atole. Andrés asegura que al día están vendiendo de 30 a 40 tamales de este sabor.

“Tenemos clientes que han venido desde Ciudad México, Puebla o Querétaro a probar exclusivamente el tamal, porque no lo encuentran en ninguna otra parte”.

La flor de cempasúchil es la estrella en la temporada de Día de Muertos, que adorna altares, pero también se degusta.