La India entre armas y violaciones, mujeres logran cargos en la armada mientras una niña muere por violaciones

0
178

Diana De la Cruz, 18 Feb .- La India es el país más peligroso para las mujeres. Allí se producen cien agresiones sexuales al día.

La violación es el cuarto crimen más cometido en la India. En 2014 se denunciaron 37.000 asaltos sexuales contra mujeres en ese país, aunque se calcula que entre el 70 y el 90% no llegan a ser denunciados por tres razones: el 98% de las veces, el violador es un familiar o conocido de la víctima; cuando llega a celebrarse un juicio, sólo se condena a uno de cada cuatro acusados; y el código penal indio no considera violación al sexo forzado dentro del matrimonio si ambos cónyuges comparten techo.

Aunque los crímenes sexuales con violencia no son exclusivos de ninguna cultura, hay factores que se conjugan en la India para que este problema sea más acusado y su solución más complicada.

El feticidio contra niñas, el sistema de castas y los matrimonios concertados contribuyen a sostener esta “cultura de la violación” que desprecia a la mujer, “ese veneno, esa serpiente”, según el Mahabharata. Un proverbio indio dice que “traer una niña al mundo es como regar las plantas del vecino”.

Para las autoridades locales, es mucho más difícil trabajar en áreas tribales o sitios donde las castas condicionan todos los aspectos de la vida, como ocurre en la India rural: la primera tarea de la policía, las ONGs y los trabajadores sociales que operan en comunidades rurales o guetos tribales consiste en ganarse la confianza de las víctimas, que a menudo sienten que dejarán de estar protegidas cuando las autoridades dejen de estar presentes.

Ya sea por factores culturales o porque simplemente se trata de las víctimas más vulnerables, las menores de edad son el grupo que más sufre este tipo de crímenes: de las aproximadamente 40.000 violaciones denunciadas en la India en 2016, la mitad fueron contra menores de 18 años.

La falta de educación sexual, unida al tabú que todavía rodea a todo lo que tiene que ver con el sexo en una sociedad tan tradicional como la india, un país donde la edad media es de 29 años y los matrimonios concertados se consuman sin que los novios se hayan conocido bien antes y sin que, por supuesto, se hayan elegido mutuamente, forman un panorama de represión, frustración y violencia sexual contenida.

Para romper con lo que se conoce como “cultura de la violación”, el gobierno indio quiere empezar a transformar la mentalidad masculina. Un primer paso son las clases de igualdad que han empezado a impartirse a los adolescentes pero aun hay hombres comunes que son producto de “una cultura patriarcal” donde la violencia contra las mujeres que incluso transpira hasta los políticos y jueces que se suponen deben combatirla.

“Hace tiempo, un ministro de la Mujer y la Infancia de Karnataka -un estado al suroeste del país-, dijo que las mujeres deberían ser conscientes de cuánta piel muestran en el lugar de trabajo”

Mientras tanto una noticia que conmociona un país como México al encontrar a una menor violada y en bolsas , en India se sacude ante una noticia más común en ese país.

Una nena de ocho años murió el jueves pasado en la ciudad Chennai, estado de Tamil Nadu, India, tras ser violada durante más de dos años por 16 hombres, entre ellos varios familiares suyos.

La menor, que soñaba con ser policía, estuvo sufriendo dolores estomacales y fiebre poco antes de fallecer. A la espera de los resultados de la autopsia, se registró el deceso como “muerte en circunstancias sospechosas”.

La pequeña, que estaba inconsciente y tirada en el suelo del baño de su casa, fue hallada por su madre, de nombre Lakshmi, y fue trasladada al hospital. Sin embargo, pese a los esfuerzos de los médicos, no pudieron reanimarla.

La historia es que en 2017, Lakshmi se divorció de su marido y se mudó a otra ciudad, dejando a sus dos hijas en la casa de un pariente. Un año después cuando las visitó, descubrió que habían sido abusadas sexualmente por familiares y otros hombres, quienes la amenazaron para que no denunciara los hechos.

En consecuencia, la mujer decidió trasladar a sus hijas a Puducherry, al este del país. Cuando una de ellas se desmayó en la escuela, un chequeo médico reveló que había sido violada, y una investigación posterior develó que tanto ella como su hermana habían sido víctimas de repetidas agresiones sexuales durante más de dos años.

Fue entonces, en julio de 2019, cuando Lakshmi denunció finalmente los hechos a la Policía y 16 hombres fueron encarcelados, aunque en menos de medio año quedaron en libertad bajo fianza.

El sueño de esa pequeña de ser policía  y tras su muerte se vuelve fuerte cuando el Tribunal Supremo de India garantiza a las mujeres el acceso a puestos de mando en el Ejército

El Tribunal Supremo de India ha fallado a favor de que las mujeres puedan acceder a los puestos de mando del Ejército, una decisión que allana el camino hacia la igualdad entre hombres y mujeres en el seno de las Fuerzas Armadas del país.

El veredicto de la corte, que ha rechazado los argumentos del Gobierno a favor de mantener a las mujeres fuera de los altos cargos del Ejército, señala que la exclusión absoluta de éstas de los puestos de mando supone una “violación del artículo 14 de la Constitución y no está justificado”.

Así, ha dado luz verde a que las mujeres puedan acceder a estos cargos de forma permanente y hasta su jubilación y les otorga el derecho a dirigir, tal y como hacen los hombres, según informaciones del diario local ‘Business Standard’.

Las autoridades del país, que han alegado “limitaciones psicológicas y normas sociales” para justificar la discriminación, tendrá tres meses de plazo para implementar la sentencia. Según el Gobierno, las tropas indias “no están preparadas todavía para aceptar a mujeres al frente de las unidades” dado que “los hombres son predominantemente de zonas rurales”.