A mi manerA

0
126

*PRI, orgullo herido
*Huérfana de madre.
*¿De la cima a la sima?

 

Por Julio A. AGUIRRE

Eo midas tus riquezas por las cosas que posees, sin o por aquellas que no cambiarías por dinero.


Lamentablemente para millones de ciudadanos, que creen en el Partido Revolucionario Institucional, los viejos y actuales líderes del tricolor olvidaron pronto la lección aprendida en el proceso electoral presidencial cuando un personaje -más que su partido- cumplió la promesa de sacar de Los Pinos a las víboras prietas, tepocatas, alimañas y otros arácnidos.
De aquel 1 de diciembre del 2000 al 30 de noviembre del 2006 el partido tricolor supo “lo que es amar a Dios en tierra de indios”, y para su desgracia tuvieron que pasar seis años más -con Felipe Calderón al frente-, viendo los toros desde la barrera.
Con Vicente Fox el priismo sufrió un revés histórico. De patrón a asalariado, Uff, que duro fue.
Recuerdo bien el triste espectáculo ofrecido por Eduardo Andrade Sánchez quien bien servido de alcohol y derramando lágrimas, irrumpió un programa en vivo al que no fue invitado y pretendía ofrecer sus argumentos.
Qué patética imagen. Signo de un PRI herido, humillado y alejado del poder que controló durante su existencia.
Recuerdo, también, que el priismo en general prometió haber aprendido la lección.
El grado de soberbia y el país harto de desmanes y desmadres se las cobró. Aquí mantenemos la vieja y simplista hipótesis: no ganó Vicente Fox; el que perdió fue el PRI.
Después de 12 años de jugar el papel de oposición el Revolucionario Institucional regresó a la silla grande en la figura del mexiquense Enrique Peña Nieto. La brutal popularidad del de casa motivó para que el priismo volviera  a sonreír.
Tras lo sucedido el pasado domingo durante el proceso electoral para encontrar gobernador en doce entidades del país demuestra que el Partido Revolucionario Institucional olvidó pronto la lección y regresó a lo añejo y dañino para la sociedad.
No ganar nueve -cálculos alegres de su líder nacional Manlio Fabio Beltrones- de las doce entidades, dejando que el Partido Acción Nacional se levantara como el gran vencedor, con siete por cinco del tricolor, pone a temblar a Los Pinos que adornan la residencia oficial.
CORRUPCION
Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón: Jorge Luis Borges.
Decían los viejos, que sin saber leer y escribir eran sabios. En esta vida todo se paga. Tarde o temprano, pero lo pagas. El Partido Revolucionario Institucional se ha caracterizado en los últimos años por apoyar a gobernadores dignos de monumentos a la corrupción.
Obviamente no pretendemos hacer leña del partido caído. Es una verdad imposible de ocultar.
Dicen que el poder vuelve loco y con sus excepciones, en el PRI hay personajes que han dañado y manchado en terrible forma al partido…y sobre todo a millones de mexicanos.
Viene 2017 año en que el Estado de México celebrará su proceso electoral para encontrar nuevo gobernador. Falta un poco más de un año para que en el país se suelte la madre de todas las batallas para adueñarse de la silla presidencial. ¡Dios nos libre! lo que sucederá.
¿Entenderá esta -nueva- ocasión el Partido Revolucionario Institucional que la soberbia es inferior a la humildad? ¿Concebirá, por fin, que no hay poder eterno? Cerrados a la crítica y tapados en la autocrítica el tricolor no llegará lejos.
Personalmente no solemos hacer fiesta por algún éxito, tampoco convertimos en velorio un descalabro. El triunfo inesperado del Partido Acción Nacional del pasado domingo no es suficiente para dudar del triunfo del PRI en la entidad mexiquense.
Señalamos y reiteramos que ni yendo en alianza (PAN-PRD) se adueñarán de la entidad mexiquense; estado que le pertenece al tricolor de norte a sur y de este a oeste.
No opinamos lo mismo, sin embargo, de lo que pueda suceder en 2018. ¿Se repetirá la historia del 2000? Si así fuese y sin  minimizar al candidato opositor-vencedor, estaríamos reviviendo el pasado: No le ganarán al partido el poder; será el partido quién pierda la silla. Hoy por cierto sostenida en sólo dos patadas.
COMO VA…
La pesadilla no ha terminado… quien exprese ¡afortunadamente se acabaron las campañas!, se estará adelantando a los hechos. Ciertamente se acabaron los viles y cobardes ataques personales. Afortunadamente la gente acudió, como haya sido, a las urnas pero esto no se acaba. En cuestión de días iniciará la guerra en tribunales que sirven para dos cosas, para nada y para una…
De risa local escuchar y/o leer declaraciones de los candidatos y partidos políticos declarándose vencedores. ¿Y luego? Luego viene la reflexión: La victoria tiene muchos padres pero la derrota es huérfana de padre y de madre.
Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.
Correo electrónico

aguirre@8columnas.com.mx