A mi manerA

0
130
Pulpo transportista. Lo hicieron enojar.

*Maldita herencia.

*La amenaza del “pulpo”

*Se sacó la lotería… y el Tigre

Por Julio A. AGUIRRE

 

El avaro es el que no gasta en lo que debe, ni lo que debe, ni cuando debe. Aristóteles.

Uno de los mayores problemas que ha sufrido el pueblo mexiquense durante años se llama transporte público. El desorden que provocan ha pasado de un pésimo servicio a una cuestión de salud. No ha llegado a la silla gubernamental mexiquense un hombre con el carácter y disposición para meter en cintura a ese pulpo camionero que asfixia a la sociedad con los poderosos tentáculos que algunas autoridades les permitieron.

Se creen todo poderoso y son, lamentablemente, todo poderoso.

En las últimas administraciones secretarios de transportes –llamada ahora movilidad- han llegado y se han ido vencidos dejando el problema en peores condiciones de como ellos la encontraron.

Es una herencia maldita, para decirlo pronto. Un tremendo virus que encuentra el gobernador en turno, en este caso Alfredo del Mazo Maza, quien además de la intención existe la convicción de meter en orden a quien no se ajuste a lo establecido.

Dentro de la ley todo. Fuera de la ley nada y nadie, ¿cierto?

Dejemos a un lado los constantes y abusivos aumentos en el pasaje. Los dueños de las líneas, dicen cuándo, por qué y de a cómo. No olvidemos el lamentable estado de las unidades, verdaderas cafeteras sobre ruedas; qué decir de los choferes, verdaderos trogloditas muchos de ellos que no respetan límites de velocidad, paradas y subidas, que juegan carreras para ganar pasaje, que se pasan los altos, que invaden carriles, que manejan en estado de ebriedad o bajo los efectos de alguna droga; que llevan a la novia de copiloto, que tienen ayudantes de súbale súbale hay lugares, y lo más triste y lamentable:  Golpes a otros vehículos, atropellamientos y muertes de niños, mujeres, adultos y ancianos bajo sus desgastadas pero igual de pesadas ruedas.

Al paso que vamos el Estadio de México tendrá más autobuses de transporte que usuarios.

No hay límite. Tienen mucho, quieren más y no garantizan ni se comprometen a cambiar.

Tan fuetes y poderosos se siente -¡y lo son!- que el pasado sábado el pulpo maligno amenazó con parar el servicio de pasaje y generar caos vial con marchas si continúan las disposiciones legales en el sentido de que inviertan en botones de pánico, videocámaras y GPS.

Marcha atrás, piden, a las disposiciones establecidas.

Si quieren un servicio bueno, bonito y barato que corran –gobierno del estado- con los cargos, pues su función es dar seguridad y la de ellos brindar servicio, expuso un engallado Juan Sánchez Peláez, líder transportista de Tlalnepantla.

En la tierra donde nací –Ramos Arizpe, Coahuila- a posturas de este tipo le llamamos: Quieren mamar y dar topes.

Lo dicho, en el Estado de México quienes invierten en el negocio del transporte público podrá estar chimuelos, pero aún mascan fierro.

¿TODO POR NADA?

Cualquier poder, si no se basa en la unión, es débil. Jean de La Fontaine.

El viejo y el no tan viejo priismo sufrió un duro golpe en su orgullo cuando el militante número uno en el país tomó la decisión que fuera José Antonio Meade el candidato a la Presidencia de la República.

Candidato del PRI quien no es priista. Ah cabrón esa no se la esperaba nadie. De un repasó  borraron nombres como Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Videgaray Caso, Manlio Fabio Beltrones,  José Narro Robles, Aurelio Nuño y otros “alocados” que levantaban la mano.

Hoy José Antonio Meade se ve como el priista –sin serlo-número uno en el país-. Se sacó la lotería sin comprar boleto, se penó. Se sacó la rifa del tigre, se piensa.

El presidente de México asegura que no se mete en la elección, y que él no pacta con nadie para la ante la supuesta plática de empresarios con él para que Meade declinara en favor de Ricardo Anaya.

El cambio de timón en la dirigencia nacional del partido tricolor –salió Ochoa Reza y entró René Juárez- se dio por orden del propio candidato. Ahora resulta –o así lo hacen parecer- que José Antonio Meade es quién manda en el partido que lo adoptó.

Todo el poder de la maquinaria roja será manejado a su antojo. Lástima que a estas alturas ande peleando el nada honroso tercer lugar en preferencia. Seguro Pepe Toño Meade subirá al pódium el 1 de junio la pregunta es ¿con medalla de plata o de bronce?

Tal vez lloré o tal vez perdí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.