A mi manerA

0
176
Poder Legislativo contra Universidad Autónoma del Estado de México. Los intereses de dos grupos siguen dañando su imagen.

*¡Paren su carro señores!

*Dolor ajeno.

*No manchen el orgullo mexiquense.

¿Qué otro regalo más grande y mejor se le puede ofrecer a la República que la educación de nuestros jóvenes?: Marco Tulio Cicerón.

Desde que tengo uso de razón nada, nunca, le he pedido al servidores públicos para mí o algún familiar. Les he pedido y cuestionado para que cumplan con sus obligaciones en beneficio de la sociedad.

Cualquier persona en su sano juicio y sin camisetas de por medio me daría su apoyo. Lo más importante para los principios del ser humano que ve y escribe, A su manerA. La inconformidad y quejas que hacen los aludidos por una (orejota) entran y por la otra (orejota) sale, así de simple.

En ocasiones lo hemos solicitado de la mejor manera, pero todo hace indicar que a las autoridades de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), y a los integrantes del Poder Legislativo, exclusivamente a los de Morena les anda valiendo mother (en inglés se lee menos feo)

La petición (por las buenas) o la exigencia (por las malas) es el siguiente: ¡Paren su carro señores, dejen de estar perjudicando y manchando al orgullo mexiquense, La Máxima Casa de Estudios y la enorme familia universitaria no tiene la culpa de sus ambiciones e incapacidades!

La Universidad Autónoma del Estado de México no es botín político para nadie, y ustedes están confundiendo las cosas.

Las partes en conflicto han dicho “su verdad”. Ambos se dicen les asienta la razón. Al no entrar en razón, es sinónimo que ninguno la tiene y que cada quien quita o arrebata según el caso.

Lo que mal inicia… todo el lodo con el que se ha embarrado a la Universidad llega justo cuando el partido de Morena alcanza mayoría en el Congreso, dicen unos.

Todo inició cuando las nuevas autoridades, comandadas Jorge Barrera Baca alcanzaron la rectoría de tan importante instituto, piensan otros.

Qué pena y qué vergüenza que en los últimos años no se hable de los logros, del significado y el valor que tiene la UAEM. Dos bandos peleándose como niños en recreo por un pinche lápiz.

Indigna en verdad que personajes, disque letrados, por ver su árbol no observen el campo.

                                                                            MÁS QUE EL DINERO

Donde hay educación, no hay distinción de clases. Confucio.

Todo, lamentablemente, es cuestión de dinero. Entre más dinero se tiene más poder se adquiere.

Ayer desde el Congreso local los “representantes” del pueblo anunciaron que el Órgano Superior de Fiscalización, prepara una auditoría a la UAEM, al prevalecer el problema de quebranto financiero.

Otra vez Maurilio Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), mencionó que la Universidad incurrió en un desvío de recursos al destinar dinero etiquetado al incremento del sueldo de los trabajadores, como lo aceptó Alfredo Barrera Baca, señaló.

Los diputados autorizaron más de 300 millones de pesos para este 2019, para que la máxima casa de estudios pagara adeudo al ISSEMyM o apoyo a becas a estudiantes de posgrado, agregó.

Dimes y diretes; jalón de cabellos y piquete a los ojos. Peticiones y observaciones. Qué triste panorama vive el orgullo de los mexiquenses.

Lamentablemente no vemos quién, cómo y cuándo pueda poner fin a esta guerra de declaraciones.

Es momento, creo, que la máxima autoridad, estatal y federal, tomen cartas en el asunto y hagan algo ya. Los jóvenes estudiantes, los hombres de hoy y servidores públicos del mañana no tienen por qué salir salpicados por los intereses de unos cuántos.

El rector Alfredo Barrera Baca se irá. Los diputados de Morena también se irán.

La Universidad Autónoma del Estado de México seguirá, seguirá y nunca se irá.

Es momento de limpiar la imagen, las siglas. La Universidad no es de uno u otro equipo, grupo o partido. La Máxima Casa de Estudios es todos los mexiquenses.

Por qué no lo entienden, ¡carajo!

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx