Entidades sostenibles y el impacto que generan en la sociedad

0
421

POR Federico MEJÍA

Tanto dentro y fuera de la cancha los equipos buscan ser competitivos, y les gusta ganar, pero ahora lo tendrán que hacer en un partido llamado compromiso social.

En la actualidad, la sociedad está concienciada en asumir una mayor responsabilidad por un clima y un medio ambiente sostenibles, pero el involucramiento de las entidades deportivas puede ser el lazo para fortalecer cada iniciativa en materia de sostenibilidad; en los últimos año varias entidades europeas llevan tiempo tomándole el pulso al cambio climático y están desarrollando acciones que confirman su compromiso con el medio ambiente, centrando sus esfuerzos en sentar las bases para servir de ejemplo ante la sociedad promoviendo prácticas sostenibles e involucrándolos para contribuir a gran escala.

Para lograr tener una entidad 100% sostenible se debe crear sinergia entre las principales áreas de trabajo del club (social, cultural, deportiva, comercial y desarrollo formativo), además de conectar a la afición, a través de un plan de trabajo estructurado marcado a fin de lograr objetivos y metas relacionados con la sostenibilidad.

 

La capacidad de influencia del deporte es el altavoz social ideal ante la lucha contra el cambio climático, quien a través de sus deportistas y patrocinadores debe crear un lazo responsabilidad para lograr los objetivos en la lucha contra el cambio climático; fortaleciendo de manera activa acciones en el comercio local, movilidad sostenible, turismo sostenible, reutilización de residuos, energías limpias, biodiversidad, reciclaje, etc., hoy en día las entidades deben empezar a canalizar sus relaciones comerciales con socios estratégicos los quieran trabajar de la mano en pro de las iniciativas sustentables.

El Athletic Club de Bilbao es un claro ejemplo en este rubro, ya que a través del estadio San Mamés fue el primer club en obtener la certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) misma que evalúa el nivel de sostenibilidad de los edificios en función de las categorías de integración en el paisaje, ahorro de energía y agua, el uso de materiales de bajo impacto ambiental, innovación y diseño.

La catedral se ha convertido en un centro de abastecimiento de energía verde, en la búsqueda de entendimiento de objetivos comerciales y de responsabilidad social se logró un acuerdo comercial con la empresa Petronor la cual buscara reducir el consumo de energía  eléctrica de sus instalaciones a través de la instalación de paneles solares en el techo del estadio, además beneficiara a una parte de la comunidad de los alrededores, mismos que recibirán parte de la energía limpia generada por el propio estadio, en este mismo acto se instalaran puntos de recarga para autos eléctricos.

En la búsqueda de socios que sumen esfuerzos a los objetivos sociales lograron establecer una relación con BMW donde se logró crear una alianza estratégica alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) donde se adquirieron vehículos eléctricos para la movilidad de los empleados del club mejorando la huella ecológica de la entidad vasca.

 

El Athletic se ha caracterizado por involucrar a sus aficionados en toda acción social y hacerlos participes creando conciencia activa para que luego se pueda replicar en la comunidad, uno de los dos grandes proyectos que han desarrollado en las últimas temporadas ha sido el “Desafío Limpio” el cual tiene por objetivo reducir los impactos de desechos negativos durante sus partidos, obtenido la certificación (Evento Sostenible), el otro proyecto va de la mano promoviendo la actividad del reciclaje, donde implantaron medidas medioambientales a través de una empresa pública con el objetivo de recudir el impacto ambiental de los desechos generados en la comunidad de Bilbao.

Estas acciones que ha realizado el Athletic tienen un gran propósito, generar un impacto positivo reduciendo el gasto de energía beneficiando al club y a sus aficionados, además de explorar nuevas actividades para favorecer al medio ambiente y promover iniciativas en pro de la responsabilidad social beneficiando a la comunidad; resulta difícil que algunas entidades puedan crear una sinergia con el aficionado o con algún patrocinador para promover acciones a favor del medio ambiente, pero debemos entender que las pequeñas acciones que pueden realizar se vuelven impactos positivos inmediatos por la fuerza social y mediática que ofrece el deporte, sabemos que puede ser un camino largo pero si como aficionados o como instituciones buscamos hacerle frente al cambio climático debemos empezar a canalizar nuestros esfuerzos en buscar una forma de trabajar en conjunto para ganar este partido.

Estamos a tiempo, con cariño su amigo Federico. Abrazo de gol a la distancia.