LETRAS DE JUAN GABRIEL

70
267
Alcalde saliente de Zinacantepec hace berrinche en toma de protesta de su sucesor de Morena, Gerardo Nava. La multitud despide a Manuel Castrejón al tenor de “quiere llorar, quiere llorar” y “ratero, ratero”. Alejandro Ozuna prepara justes en su equipo de colaboradores.
  • Alcaldes priistas salientes, sin derecho a ponerse al brinco o sentirse intocables.
  • Manuel Castrejón arma show en toma de protesta de Gerardo Nava en Zinacantepec.
  • Le gritan “quiere llorar, quiere llorar” y “ratero, ratero” a Castrejón Morales.
  • Vienen cambios en la Secretaría General de Gobierno, comunicación área toral.

 

Si algo no les queda a los priistas en este momento es “ponerse al brinco, reclamar o sentirse intocables”, especialmente a los alcaldes que van de retirada y que dejarán las llaves de los ayuntamientos –hechos lastre, por cierto- a sus sucesores de Morena.

 

En la mayoría de los municipios donde las comunas ya rindieron protesta todo había pasado sin incidentes mayores, hasta ayer que salió el “negrito en el arroz” en Zinacantepec.

 

Resulta que cuando Gerardo Nava emitía su mensaje, luego de jurar las constituciones nacional y estatal para fungir como presidente municipal del trienio 2019-2021, expresó que tal y como sucede a nivel federal “Zinacantepec terminó en ruinas”.

 

Como si le hubieran prendido un cohete en las posaderas el alcalde saliente, el priista Manuel Castrejón Morales, se levantó de la silla para reclamar airadamente que “no era cierto” y que su administración recibió algunos reconocimientos y primeros lugares. Ya se imaginarán, amables lectores, todo un show de Castrejón que convirtió la escena solemne en una auténtica discusión de cantina, donde el más borracho termina perdiendo.

 

Como era de esperarse, la inmadurez y la estridencia le cobraron factura inmediata a Manuel Castrejón quien recibió la rechifla, mentadas de madre y otras cortesías del respetable por su gestión que está nominada para el olvido. “Quiere llorar, quiere llorar”, “ratero, ratero” le gritaron al unísono los asistentes al munícipe saliente, todo en presencia del Secretario de Educación, Alejandro Fernández Campillo, quien acudió en representación del gobernador, Alfredo del Mazo.

 

La molestia e impotencia de Manuel Castrejón fueron de tal magnitud que ni siquiera tuvo la amabilidad de despedir al secretario Fernández Campillo y optó por abandonar anticipadamente el recinto de la toma de protesta. Este berrinche de Castrejón llegó de inmediato a Lerdo 300 donde seguramente ya analizan el comportamiento del frustrado alcalde.

 

Lo que se le olvida a Manuel Castrejón es que detrás del próximo alcalde con siglas de Morena, Gerardo Nava, están “viejos lobos de mar” como Leonardo Bravo y Gustavo Vargas; sí, esos mismos que se encargaron de minarle la relección a Castrejón y que seguramente le tienen el expediente completo para darle el empujón al banquillo de los acusados. Manuelito debe bajarle tres rayas a su irritación porque en una de esas sí se lo andan prensando, ya ven que cada trienio se requieren “chivos expiatorios”.

 

Pobre Castrejón que no aguanta vara. Que alguien le diga que debe acostumbrarse a las tibiezas de Morena y sobre todo, a las acusaciones directas para justificar algún grado de inoperancia y falta de resultados de los alcaldes venideros. A los priistas les falta pagar muchas culpas por la soberbia conjugada con tintes de corrupción.

 

En Almoloya también se cuecen habas…

Donde también hubo líos fue en el municipio vecino de Almoloya de Juárez. Ahí, el alcalde “dizque de izquierda” Luis Maya Doro, así por sus pistolas, pidió que no entraran cuatro de los 10 regidores electos, tres de Morena y uno del Partido del Trabajo. Maya Doro, a quien acusan de amarrar acuerdos con el PRI, impidió el acceso a Santos Hernández García, Jenny Ivonne Arriaga, María Yolanda López Paredes y Fermín Romero Valdez, quienes no pudieron jurar la constitución. Aunque podrán tomar protesta de manera extemporánea, queda claro que ese cabildo de Almoloya de Juárez va a sacar chispas, pues ya intervinieron en apoyo de los censurados ediles los diputados federal, Adrián Estrada Arriaga y local, Luis Antonio Guadarrama, quienes han advertido que le harán juicio político con posible destitución al próximo presidente municipal, Luis Maya.

 

Maletas para viaje sin regreso…

Antes de terminar el año algunos funcionarios de la segunda oficina más importante de Lerdo 300 tendrán que hacer abultadas maletas porque sus vacaciones serán permanentes. El secretario de Gobierno, Alejandro Ozuna Rivero, está por sostener una reunión con sus colaboradores, y algunos ni se imaginan que será el último saludo con su actual jefe. Me adelantan que la marcha iniciará en comunicación social y pasará por Desarrollo Político. A Ozuna, añaden, le urge operatividad, presencia y efectividad. Los ajustes son impostergables.

 

Cálculos políticos, estrategia fallida…

¿Alguien sabe cuál fue el argumento o el parámetro para dividir al Estado de México en 32 regiones de seguridad estratégica del gobierno federal? Me indica una fuente allegada al secretario de Seguridad, Alfonso Durazo y con representación en el Edomex, que fue simple y sencillamente la ecuación política basada en el número de distritos federales que tiene la entidad mexiquense, es decir 41 distritos. Algunos dirán que entonces debieron ser 41 regiones de seguridad y les preciso que municipios como Ecatepec, Nezahualcóyotl, Naucalpan, Atizapán, Chimalhuacán y Toluca, que tienen más de un distrito, fueron catalogados como ciudades totales y por lo tanto sólo tienen una base de planteamiento de seguridad. Fue la fórmula sencilla que exhibe la intención de arreglar el grave problema de la delincuencia con perorata política, que nunca ha funcionado. Ah, pero esperen a las elecciones intermedias del 2021.