Prevención, seguridad y capacitación aliados para evitar accidentes; Vulnerabilidad de 24 horas

0
73

POR Sergio MACEDO GONZALEZ

En esta entrega semanal abordaremos la importancia de adoptar la prevención, seguridad y capacitación como estilos de vida para evitar accidentes en el hogar, el transporte público, la calle o en algún edificio, pues prácticamente somos vulnerables las 24 horas del día en cualquier espacio. Estas estrategias ayudan a disminuir la probabilidad de sufrir un percance que pudiera provocar lesiones graves a una persona, la perdida de la vida o cuantiosos daños materiales que afectan la economía familiar.

Prácticamente todos los días nos enteramos por medio de los noticieros que ocurren infinidad de accidentes en el territorio estatal, en el país y el mundo; atropellamientos, choques vehiculares, incendios, explosiones, entre otros, todos ellos comparten un origen común; exceso de confianza, minimización del riesgo, aunado a una falsa sensación de seguridad.

Juan José Albarrán Mondragón es consultor en seguridad y protección civil, cuenta con poco más de 30 años de experiencia en el ramo, y explica que el tema de la prevención de accidentes, en general de cualquier materia,  no está arraigado entre la población mexicana, existe una falsa sensación de seguridad, “a mi no me va pasar”, no hay una cultura de cuidado de la vida, la salud, el medio ambiente y los bienes. Para un gran porcentaje de personas la idea de vulnerabilidad sencillamente es un asunto lejano.

Sin embargo, los riesgos de sufrir un accidente se encuentran en todos lados, cuando duermes, al despertar, al bañarse, al desayunar, al dirigirte al trabajo, a la escuela, en el transporte público, en las vialidades, en los edificios públicos y privados, al subir y bajar escaleras, en el elevador. Una persona es vulnerable las 24 horas del día los siete días de la semana, por lo que es necesario estar preparados ante cualquier emergencia, saber actuar en caso de un sismo, inundación, fuga de gas, entre otros.

Albarrán Mondragón señaló que una manera efectiva de hacer frente a una emergencia es adoptar tres conceptos claves, prevención, seguridad y capacitación, a decir del especialista, un accidente se puede prevenir hasta en un 100 por ciento, siempre y cuando exista una formación adecuada, por lo que es indispensable contar con asesoría profesional para desarrollar estrategias, planes, programas específicos de acuerdo a las necesidades de cada persona.

Actualmente en la web existe mucha información sobre prevención de accidentes y recomendaciones en materia de seguridad, constantemente el Instituto Mexicano del Seguro Social, Cruz Roja Mexicana, Conapred, Secretaria del Trabajo, la Coordinación Nacional de Protección Civil, así como autoridades estatales y municipales ofertan cursos encaminados a fomentar el cuidado de la salud y la integridad de la población, solo es cuestión de organizar horarios para iniciar con la capacitación personal y así crear programas familiares de protección señaló el director general de 31 Emergencias.

 

La prevención y la capacitación deben asumirse como un estilo de vida, una rutina diaria que requiere en gran medida la disposición de la ciudadanía, que sea consciente de los riesgos, pues no existe una fórmula mágica para minimizar y evitar accidentes, solamente la educación y adiestramiento constante son la clave para enfrentar las adversidades, señaló Albarrán Mondragón.

Finalmente Juan José Albarrán mencionó que un primer ejercicio para adoptar la prevención y seguridad como estilo de vida sería realizar un diagnóstico en el hogar, que todos los miembros de la familia hagan un análisis minucioso del entorno físico en el que se encuentra la vivienda, con el objetivo de detectar cuáles son los peligros con los que conviven diariamente, posteriormente discutir,  proponer algunas estrategias para evitar que suceda un accidente y si ocurre, cómo actuar correctamente para minimizar daños materiales o perdidas humanas, una vez detectadas esas debilidades acudir a las autoridades para solicitar capacitación y adiestramiento especializado.