Productos químicos riesgo latente en el hogar

0
115

POR Sergio MACEDO GONZÁLEZ

Diariamente en los hogares de todo el mundo se utilizan diversas sustancias corrosivas, toxicas o inflamables para realizar labores de limpieza o reparaciones domésticas, sin embargo, un gran porcentaje de usuarios ignora como hacer un manejo, desecho y almacenamiento adecuado de esos productos, a fin de prevenir riesgos a la salud y al ambiente.

Actividades cotidianas como lavar un baño, un tinaco, una cisterna, pintar una puerta, abonar una planta parecieran ser inofensivas, lamentablemente un gran porcentaje de accidentes en el hogar están relacionados con el manejo de sustancias químicas sin la protección o precauciones adecuadas, se minimiza el riesgo; el exceso de confianza puede provocar intoxicaciones, quemaduras, lesiones graves o incluso perder la vida en pocos minutos.

El acceso a productos químicos para la limpieza o tareas domésticas es relativamente sencillo, en cualquier centro comercial, tlapalería, ferretería se vende ácido muriático, solventes, fertilizantes, sosa caustica, cloro, gasolina blanca, thinner, urea, nitratos, amonio, aguarrás, sin medidas de seguridad o en contenedores inadecuados. Pocas veces se analiza el tipo de insumos a los que se les abre la puerta de los hogares, lo que representa un peligro latente para las familias si no se almacena en un lugar definido y con las medidas apropiadas.

Ciertamente las sustancias toxicas por sí mismas no son un peligro, el riesgo se potencializa cuando se hace un mal manejo del material, se almacena al alcance de niños, adultos mayores y mascotas, principalmente debajo del fregadero, en el cuarto de lavado, cerca del boiler, en la cocina, se les cambia el envase o se mezcla con otros productos sin conocer las reacciones que pudieran provocar.

Rara vez se designa un área específica para almacenar esos insumos como ocurre en un área industrial, la cual se encuentra bien señalada y delimitada, sin embargo, en el hogar se acumulan sustancias sin el cuidado pertinente, además de sustituir recipientes, no se rotulan para su identificación, quedan al alcance de menores de edad que se confunden y debido a los colores llamativos, sobre todo de líquidos limpiadores se convierten en algo atractivo y sencillo de ingerir.

Bomberos consultados señalan que es muy común que las amas de casa en su afán de mantener limpios sus hogares realicen algunas acciones de alto riesgo, por ejemplo, utilizar cloro para lavar baños, combinarlo con desinfectante, mezcla que produce gases que al contacto con agua caliente se vuelven irritantes, si además la zona no está adecuadamente ventilada en cuestión de segundos el ambiente se vuelve toxico.

Cabe mencionar que incluso algunas sustancias químicas que se usan en el hogar pueden ser cancerígenas si no son manipuladas de acuerdo a la normatividad que se especifica en las etiquetas de los envases, de igual manera los solventes como el thinner, gasolina blanca o el alcohol requieren un uso responsable para evitar accidentes al interior del hogar.

 

Lo mismo ocurre al trabajar en espacios confinados como pozos, tinacos y cisternas, la confianza hace creer a las personas que los productos químicos para la limpieza son inofensivos, no leen las etiquetas, no se dan cuenta que incluso entre marcas de cloros las concentraciones varían, cada una requiere de un manejo especifico, además si no se utiliza equipo de protección personal es muy probable una intoxicación.

Algo muy común en las viviendas es improvisar talleres mecánicos, de carpintería, hojalatería, herrería, con una deficiente infraestructura para almacenar sustancias químicas, tanques de gas u otros materiales peligrosos, por lo tanto, las medidas de seguridad para evitar explosiones o derrames de material toxico son una quimera, lo que pone en riego no solo a los habitantes de ese domicilio, sino a colonias enteras.

Para evitar accidentes en el hogar relacionados con productos químicos los expertos recomiendan clasificar cada uno de los materiales que entran en las viviendas, asimismo almacenarlos en un área específica, preferentemente en un gabinete que se pueda cerrar con llave para evitar el acceso a niños, adultos mayores y mascotas; nunca retirar las etiquetas, no cambiar envases por botellas de refresco o algún otro producto que genere confusión, los residuos de pintura, solventes, aceites, gasolina no deben verterse en el fregadero o el drenaje.

Antes de usar cualquier producto químico se deben leer las etiquetas con la finalidad de conocer el manejo especifico de los materiales, nunca usar insumos industriales en casa; preferentemente utilizar equipo de protección personal como son: guantes, lentes, casco de ser necesario, para su aplicación, de lo contrario se podrían sufrir quemaduras de piel, lesiones internas de vía aérea que podrían derivar en una insuficiencia respiratoria parcial o total que provoque la muerte.

Si bien el uso de productos químicos para la limpieza o mantenimiento del hogar es un mal necesario en la vida moderna, hacerlo con responsabilidad es una obligación de todos, recordemos que la prevención de accidentes debe convertirse en un estilo de vida.