EDITORIAL

0
127

En estos meses el Sindicato Único de Trabajadores del Estado y Municipios (SUTEYM) celebrará diversas elecciones seccionales que podrían desbordar los ánimos en el sector de la burocracia sindicalizada, así como también distraer a los trabajadores de la administración pública que en lugar de estar en zona productiva seguramente optarán por la grilla electoral.

 

Una de esas elecciones que ya está causando revuelo es la del secretario General de la Sección ISSEMYM (Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios), la más grande de todo el SUTEYM, pues en este rubro laboral se encuentran casi 6 Mil sindicalizados que en el mes de noviembre designarán a su representante gremial para los siguientes cuatro años.

 

Como es de esperarse, porque están de por medio enormes intereses y beneficios, tanto laborales como personales, a estas alturas ya se están moviendo los interesados en buscar la Secretaría General del SUTEYM-ISSEMYM. Algunos de ellos –que forman parte del actual comité seccional- son: René Maldonado, Víctor Magaña, Marco Antonio Romero, Arturo Telésforo y Adrián Martínez.

 

Todos tienen igual de derechos y posibilidades, pero le proceso pueden tener un mal inicio y peor final si se permite que agentes externos, como el actual presidente del Comité de Vigilancia e Investigación del SUTEYM estatal, Ernesto Nuño meta las manos en aras de inclinar la balanza y cargar los dados a favor de algún candidato.

 

Estatutariamente Ernesto Nuño –quien hace un año aspiraba a la Secretaría General del Comité Estatal- no debe mover un solo dedo en el proceso de renovación del SUTEYM- ISSEMYM pues su cargo sindical lo obliga a ser parte del arbitraje de la contienda y –por lo que se sabe- quieren ser juez y parte en clara afectación al desarrollo democrático de los suteymistas.

 

Peor aún, Nuño tiene que ser cuidadoso sobre a quien apoya y a favor de quién movería las votaciones en la sección donde médicos, enfermeras, auxiliares, administrativos y todos los sindicalizados del ISSEMYM no se tragarán el cuento tan fácil de que René Maldonado, el delfín de Ernesto, es la mejor opción para el liderazgo sindical.

 

No son pocas las versiones que señalan a René Maldonado como un líder sindical al que le gustan excesos personales y no se diga de dinero. Si alguien quiere a poyar a Maldonado tendrá que verificar que temas como su salida a Las Vegas que en meses anteriores hicieron Francisco Rubén Cruz Robles, actual secretario sindical; René Maldonado; Martha Martínez y Laura Guadarrama. En días pasados estos cuatro personajes también habrían salido a Cuba.

 

Las preguntas son: ¿Fueron a Las Vegas y  a Cuba en plan de trabajo o de placer? ¿Sabe de esto el secretario general del SUTEYM Herminio Cahue? ¿Dejarán que Ernesto Nuño Meta las manos en el proceso?