Renuncia Fernando Alberto García a la fundación Colosio Edoméx

0
226

REDACCIÓN 

Sorpresiva renuncia de Fernando Alberto García Cuevas como presidente de la Fundación Colosio Estado de México, cargo que asumió el pasado 11 de julio de 2019, y al cual dimite con fecha del 16 de marzo de este año.

Remarca su filiación priista, para evitar cualquier especulación, pero aduce que hay momentos en la vida que es necesario cerrar círculos y seguir adelante… “Este es uno de esos momentos en mi vida”, señaló.

Señala que se va con la satisfacción del deber cumplido en esta faceta de su vida política, con la frente en alto, agradecido con mucha gente que lo ha apoyado durante su trayectoria…

Respecto a sí su decisión pone a prueba su militancia en el Partido Revolucionario Institucional, con firmeza respondió tener valores y principios perfectamente bien cimentados, y seguir creyendo en el partido tricolor.

“Seguiré participando en la política porque es mi pasión, como lo es la formación del desarrollo humano, en donde tengo mi propia actividad profesional”.

Fue tajante al decir que, por el momento, no anda buscando un puesto político, ni pretender una participación en una elección. “No ando de cachador de oportunidades”, dijo.

También fue claro al apuntar que no tiene reproche alguno, para nadie ni contra nadie, por la actual situación que vive el Revolucionario Institucional, ni en el ámbito estatal ni nacional.

… Sin embargo, en su misiva pondera el propósito de trabajar esmeradamente en el desarrollo de una nueva militancia, en la formación de líderes integrales de Conciencia Activa, de sólidos principios personales, resaltando el valor e integridad de la militancia priista, el respeto y lealtad invariable a su partido y la voluntad de contribuir decididamente al bienestar de México, del Estado de México y de nuestros entrañables municipios.

Finalmente reconoce que la lucha no ha terminado. Los mexicanos, desde el tercer sector, requerimos dar la espalda a la indiferencia, y participar activa y estratégicamente en la formación de contrapesos que den equilibrio y viabilidad al mejor futuro de México. “La disrupción política también es personal, se requiere valor para cerrar ciclos y atreverte a transformar la rutina en innovación, utilizar nuevas herramientas, renovar la voluntad y el entusiasmo para seguir aportando lo que esté al alcance para un México unido y mejor para todos”.