Descarta Miguel Herrera que calle bocas con el pase a la final

0
93
Especial

REDACCIÓN

Miguel Herrera, técnico del América, descartó que el haber llegado a la final del torneo Apertura 2019 de la Liga MX le permita callar bocas luego de las críticas que recibió durante toda la fase regular.

“No estamos para callar bocas, estamos para hacer nuestro trabajo. Es el club más exigente que hay en México, el torneo nos exige el título, estamos en la instancia final. Logramos pasar todo el torneo con las circunstancias que nos rodearon, ya estamos donde realmente podemos pelear el título”, dijo.

Manifestó que pese a que siempre tiene la presión, él nunca se desconcentra y que sólo se dedica a trabajar para lograr que su equipo trascienda como lo ha hecho.

“Hace cuatro semanas ustedes me corrían, todos los medios, que estaba enojado el patrón (Emilio Azcárraga), que si ya buscaban un suplente, yo hago mi trabajo, soy pasional, estoy tranquilo en la banca para no cometer un error”, apuntó tras vencer 2-0 a Morelia.

Comentó que una característica de este equipo es que nunca bajan los brazos, que son conscientes que deben dejar todo hasta el último minuto para alcanzar los objetivos.

“Pasa por la cabeza, la actitud que tienen estos chavos, podemos tener un partido malo, pero no les importa ellos van por los objetivos nos lo trazamos al inicio, están donde querían estar, son dos pasitos”, estableció.

Respecto al hecho de tener que esperar más de dos semanas para disputar el duelo de ida de la final debido a que Monterrey antes enfrentará el Mundial de Clubes, indicó que son situaciones que se dan por la calendarización del futbol mexicano.

“Lo sabemos, es una circunstancia que se da por cómo se manejan los torneos cortos, pero ya sabíamos, ya paso una vez con América, entonces a trabajar, no perder la concentración, debemos mantenernos 18 días trabajando para llegar a la primera final. Ellos estarán en ritmo nosotros trabajaremos para mantenerlo”, acotó.

Asimismo, explicó que le representa mucho el verse las caras con su homólogo, el argentino Antonio Mohamed, con quien jugó en el desaparecido equipo de Toros Neza.

“Me da mucho gusto, mucho orgullo, que pese a que el futbol nos ha separado siempre nos encontramos en la cancha”, sentenció.