El dolor de un nosocomio

0
121
El sufrimiento de un hospital… Mientras miles de pequeñines están a la espera de los Reyes Magos, otros infantes internados en nosocomios luchan contra las enfermedades. Es el caso del Hospital del Niño de Toluca, donde los papás sufren la agonía, el hambre y el desvelo por esperar buenas noticias respecto a la salud de sus hijos. Algunos samaritanos llevan comida, dulces y hasta juguetes en esta temporada de sentimientos encontrados. (Foto: Juan Hernández)

Guadalupe de la Cruz

*Familiares de pequeños internados en Hospital del Niño con la esperanza de recibir buenas noticias.

Sin importar el frío que hace al amanecer o las tardes lluviosas que los primeros días del mes de enero ha traído, decenas de familias provenientes de diversos municipios de la entidad aguardan pacientemente afuera de las instalaciones del Hospital del Niño para recibir noticias de sus pequeños enfermos.
El señor Felipe Alcántara Maya, originario de Tenango del Valle, forma parte de las decenas de personas que ha instalado su casa de campaña y se ha mudado junto con su familia afuera del nosocomio para esperar noticias de su hija Tania Yamile, de 13 años de edad, que padece lupus.
Almorzando casi a mediodía, acompañado de su esposa y dos pequeños hijos, así como de su madre y hermano, esperan la hora de visita y el diagnóstico que les dará el médico.
«Ya nos dijeron que la enfermedad de mi hija no tiene cura, pero con un tratamiento adecuado puede llevar una vida digna, sin embargo, alrededor de cinco mil pesos mensuales es lo que estaré gastando para poder mantener dicha enfermedad”.
Felipe, preocupado por lo costoso de la enfermedad de Yamile, dijo que durante los 20 días que han estado enfrentando las inclemencias del tiempo, así como las incomodidades, han gastado hasta el momento más de 50 mil pesos, entre estudios, análisis, medicamentos, comidas, pasajes y otros gastos.
“A pesar de lo que hemos padecido, también hay momentos de agradables, pues han venido hasta este lugar personas ajenas al hospital y autoridades municipales que nos regalan comida y palabras de esperanza, mismas que también son bien recibidas”.
Asimismo, el señor Felipe comentó que además de soportar el frío tienen que vigilar por las noches que el resto de su familia descanse –dentro de lo posible–, ya que no hay vigilancia por parte de los policías durante la noche.
Cabe mencionar que otras personas mencionaron tener a sus hijos también desde hace 20 días con pancreatitis y otra con problemas en la vesícula, coincidiendo los tres padres de familia que en cuanto a la atención de los médicos, ésta ha sido aceptable.