Múltiple robo en Lerma

0
108
Nadie escuchó ruidos… Tres negocios fueron asaltados de una forma peculiar en plena cabecera municipal de Lerma y a escasos metros de la oficina del alcalde Jaime Cervantes. Al amparo de la madrugada, los ladrones abrieron varios boquetes en paredes que comunican a una estética, un expendio de teléfonos y un despacho jurídico. Pese a los destrozos nadie escuchó ruidos que alertaran del atraco. (Foto: Juan Hernández).

Juan Gabriel GONZÁLEZ CRUZ

*A espaldas de la alcaldía, ladrones hacen boquetes
y atracan estética, negocio de teléfonos y despacho.

A espaldas de la presidencia municipal de Lerma y a escasos 30 metros de la oficina del alcalde, Jaime Cervantes, fueron robados tres negocios durante la madrugada de ayer sin que policías o vecinos de los establecimientos escucharan el ruido que los hampones habrían hecho al abrir varios boquetes en las paredes.

Fue así que al amanecer de este miércoles empleados y encargados de una estética, un expendio de teléfonos celulares y un despacho jurídico se percataron que las paredes habían sido agujereadas para irrumpir y sustraer varios artículos de valor.

Entre las cosas que se llevaron los delincuentes están computadoras, pantallas de plasma, teléfonos, accesorios para equipos móviles, bocinas, reproductores de música, utensilios de belleza y dinero en efectivo.

“Por lo que se ve, es gente que ya tenía días estudiando la zona, porque entraron por la parte de atrás donde hay un baldío y casa abandonada, abrieron los hoyos y se robaron las cosas de más valor.

Aquí se robaron los teléfonos más caros y las cajas donde venían los chips y las garantías; del otro lado se llevaron pantallas y computadoras”, indicó la encargada de uno de los negocios robados.

Los tres negocios afectados se encuentran en la planta baja de un edificio marcado con el número 7 de la calle Reolín Barejón, una de las más transitadas del centro y cuyo inmueble está a sólo 30 metros de la alcaldía y de la cárcel municipal, lugar donde –se supone- hay cámaras de vigilancia y guardias permanentes en las inmediaciones de la presidencia.

Pese a lo sucedido la policía municipal de Lerma nunca hizo acto de presencia en el lugar para apoyar a los dueños y encargados de los establecimientos afectados, quienes presentaron sus denuncias ante el Ministerio Público y realizaron una evaluación de pérdidas materiales.