Realizan Feria del Huarache en Toluca

0
122
FOTO: Victoria Acevedo

Por Victoria Acevedo

 

Justamente en el lugar que lleva el nombre de una mujer, misma que era propietaria de muchos terrenos en esta zona: Teresa, mujeres y hombres de lucha, perseverancia y supervivencia iniciaron la venta de este alimento, el cual en los años 40 se distribuía en la calle Sebastián Lerdo de Tejada, afuera de las pulquerías, pero solo con dos ingredientes: la tostada hecha a base de maíz y la salsa. No obstante, a petición de los clientes, le agregaron frijoles, cebolla y cilantro.

Una mujer de rasgos indígenas, de 60 años, Rosa Sánchez González, explicó que lleva 30 años de su vida vendiendo, subiendo y bajando de los autobuses para transportar los sabrosos huaraches a los municipios conurbados.

Por otra parte, Manuel Barrera González pasó de albañil a vendedor de huaraches, así como sus seis hermanos, debido a que su madre le enseñó desde pequeño cómo prepararlos; sin embargo, se encontró con un par de problemas en la elaboración, pues el relleno y una pieza más grande requería más calor, más tiempo de cocción y debía reducirse el grosor, situación que no era fácil, por lo que se vio en la necesidad de innovar y hacerlo diferente; fue así que empezó a preparar la masa para que no partiera ni quedara cruda. De esta manera, la solución fue “pellizcarlo”, como hacían con los sopes, y agregaron además un poco de manteca.

En las ferias no solo vendían los huaraches tradicionales, sino también las tostadas de guayaba y piña, un producto en el que innovaron, partiendo de la misma tradición. Este invento culinario tuvo poco auge en esta ocasión, debido a la pandemia; no obstante, mujeres que se encontraban en la Alameda o el Cosmovitral ahora se instalaron en la Teresona, ofreciendo los famosos manjares denominados huaraches.