Asesinan al presidente de Haití, Jovenel Moïse

0
131
FOTO: Especial

Redacción

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado por integrantes de un comando armado cuando dormía junto a su esposa, la madrugada del miércoles, en su domicilio ubicado en la calle Preregrin No. 5, en el barrio de Pétion-Ville, en la capital Puerto Principe.

En comunicado oficial, las autoridades del país señalaron que el Presidente, de 53 años de edad, falleció al instante; no obstante, su esposa se encuentra estable pese a resultar herida con un impacto de bala.

Pese al hermetismo que guardan las autoridades, se supo que ya investigan si el hecho se trató de una operación orquestada por los muchos enemigos que tenía el mandatario o producto de un hecho de la delincuencia. En tanto, el único testimonio del artero crimen es de su hijo, quien fue uno de los primeros en llegar a la habitación de Jovenel Moïse.

El primer ministro, Claude Joseph, pidió calma a la población y aseguró que tanto la policía como el Ejército se están encargando de mantener el orden. “La situación está bajo control, dijo luego de mantener una reunión con integrantes del gabinete de seguridad, señalando que se toman todas las medidas pertinentes para garantizar tanto la seguridad como la continuidad del Estado; declaró el estado de sitio, una figura que sitúa a las Fuerzas Armadas como máximas garantes de la seguridad e implica la instauración de tribunales militares.

En tanto, la Organización de los Estados Americanos (OEA) condenó el crimen del presidente haitiano; este ataque es una afrenta al conjunto de la comunidad de naciones democráticas representadas en la organización.

“Deploramos con la mayor vehemencia esta tentativa de socavar la estabilidad del país, rechazamos este objetable acto. Los desacuerdos y los disensos forman parte de un sistema riguroso y sólido. Los asesinatos políticos no tienen lugar en una democracia”, señaló el organismo internacional.

El crimen se registra cuando en Haití la crisis humanitaria provocada por un año de pandemia y huracanes se suma la violencia de las bandas urbanas, que han elevado el nivel de terror por los asaltos y secuestros que asolan al país. Paralelamente, el caos político parece instalarse como única forma de gobierno en la nación más pobre de América

Moïse asumió el cargo en 2017, en medio de unas polémicas elecciones que tuvieron que ser repetidas pero que, posteriormente, ganó con claridad y sin necesidad de segunda vuelta. El pasado febrero, el mal logrado presidente denunció un fallido golpe de Estado y un intento de magnicidio, e incluso un juez de la Corte Suprema se proclamó Presidente legítimo.