Putin y sus nuevas generaciones

0
1
FOTO: Especial

 

Los estudiantes de toda Rusia pronto asistirán a clases semanales con películas de guerra y recorridos virtuales por Crimea, esto a partir del primer grado.

Además, tendrán una “dosis” constante de conferencias sobre temas como “la situación geopolítica” y “valores tradicionales”. Así como lecciones que celebran el “renacimiento” de Rusia con el presidente Vladimir Putin. Cabe mencionar que será habitual y tradicional, comenzar y terminar con una ceremonia de honores a la bandera, en las que aún no se conoce muy bien si habría un himno especial.

Por otro lado, según la legislación aprobada el jueves pasado por el mismo mandatario, todos los pequeños serán alentados a unirse a un nuevo movimiento patriótico juvenil parecido a los “pioneritos” de pañuelo rojo de la Unión Soviética, que presidirá el mandatario.

Cabe recordar que, desde la caída de la Unión Soviética, el gobierno ruso no ha logrado impartir una ideología estatal a sus niños pero ahora, con la guerra en Ucrania, Putin ha dejado claro que eso tenía que cambiar.

“Necesitamos saber cómo contagiarlos con nuestra ideología”, “Nuestra labor ideológica está centrada en cambiar la conciencia”, dijo Sergei Novikov, un alto burócrata del Kremlin, durante un taller en línea, donde se encontraban miles de profesores rusos, comentando dichos temas.

Es importante mencionar que, el Kremlin ya ha encarcelado o forzado al exilio a prácticamente todos los activistas que se pronuncian contra la guerra, ha criminalizado lo que quedaba del periodismo independiente, ha reprimido a los académicos, los blogueros e incluso hace unas semanas a un jugador de hockey con inclinaciones “sospechosas”.

Una estudiante de noveno grado, dijo que una clase de computación en Moscú en marzo, aproximadamente, fue remplazada por la exhibición de un informe televisivo de los ucranianos que se rendían a las tropas rusas y una conferencia que explicaba que solo era confiable la información de fuentes rusas oficiales.

“Solo hay que tener la fuerza moral para no facilitar el mal”, dijo Sergei Chernyshov, quien trabaja en una secundaria privada en la ciudad siberiana de Novosibirsk y quien se ha negado a promover la propaganda del gobierno. “Si no puedes protestar en su contra, al menos no los ayudes”.

Esa resistencia será mucho más difícil cuando llegue el mes de septiembre, pues las escuelas han recibido instrucciones de añadir una hora de clase todos los lunes para promover la versión de patriotismo del Kremlin.