¡Felicidades!

1
70
Tradición mexicana… Como ya es tradición, además de la venta tradicional de mulitas, la fe católica acostumbra a vestir de «inditos» a los niños mexicanos para celebrar el Jueves de Corpus, una costumbre religiosa que data del año de 1526, cuando los indígenas conquistados acudían a la Catedral de la hoy Ciudad de México para adorar al Santísimo Sacramento. (Foto: Juan Hernández)

Isabel BLANCAS

 

  • Jueves de Corpus, pero también de bromas y malas comparaciones.

Este jueves se conmemoró el Día de Corpus Christi, también conocido como el Día de las Mulas, y una de las tradiciones que se tienen para esta celebración es llevar a los niños vestidos de inditos a la iglesia.

En las calles y fuera de los templos es común encontrar varios comerciantes vendiendo figuras de mulas hechos de varios materiales, principalmente de hojas de maíz; sin embargo, cada año la venta de estos productos se reduce significativamente.

“Yo llevo toda la vida vendiendo estas figuras pero ya no es como antes, la gente ahora compra menos, de hecho, ya casi no viene gente a las misas de Corpus Christi”, explicó Amelia Hernández, quien se dedica junto con su familia a la venta de estas mulitas.

Explicó que año con año la venta cae cerca de un 25 por ciento, de hecho ya no se hace por negocio, dijo, sino para conservar la tradición y que no se pierda ni por parte de los feligreses ni por parte de los artesanos que hacen estas mulitas.

Además de que la venta se reduce, la producción también, ya que “no vale la pena el trabajo que nos lleva hacerlas y ponerlas bonitas si al final del día se nos quedan y ya no podemos comercializarlas porque esto sólo es un día”.

Consideró que la falta de credibilidad en la iglesia, el poco tiempo que ya tiene la gente fuera de los trabajos y el desinterés han hecho que poco a poco esta tradición vaya perdiendo fuerza.

“Ojalá los papás y las familias no dejaran de conservar estas tradiciones que son muy mexicanas, porque de otra manera se pierden y es entonces cuando nos lamentamos de lo que pasa”, resaltó la monja María Magdalena Martínez.