171 Años de la primera sentencia de amparo en méxico

0
152

POR Edgar ROMERO

Para que exista Estado de Derecho en una Nación, es imprescindible que gobernantes y gobernados ajusten sus actos a lo preceptuado por las leyes y que éstas sean acordes con la Constitución.

 

El Juicio de Amparo en México constituye uno de los pilares fundamentales del sistema jurídico mexicano, desde sus inicios fue concebido como una forma para proteger a los gobernados contra los actos arbitrarios e injustos de las autoridades.

 

El Amparo como lo conocemos actualmente es un medio de Control Constitucional  y de protección de los Derechos Humanos, podemos advertir que surgió a través de distintas etapas, Manuel Crescencio García Rejón y Alcalá es considerado como el padre del Juicio de Amparo que vio por primera vez la luz del mundo jurídico en la Constitución Yucateca de 1841.

 

A nivel federal, Rejón con la ayuda de Mariano Otero, estableció en el articulo 25 del Acta Constitutiva y de Reformas de 1847 el señalado juicio de amparo, y apareció ya constitucionalmente regulado, por primera vez, en la Constitución de 1857 y desde luego, en la vigente de 1917.

 

Fue el 13 de agosto de 1849 cuando Pedro Sámano Juez de Distrito Suplente en funciones de propietario, pronuncio en San Luis Potosí, la primera sentencia de amparo que se dicto en la Republica, el acto de autoridad que se reclamo se hizo consistir en la orden de destierro emitida en contra de Don Manuel Verástegui por el General Julián de los Reyes, Gobernador del Estado de San Luis Potosí.

 

Al dictar su fallo donde se concedió el amparo, previa sustanciación del procedimiento, Pedro Sámano fundo su sentencia en el articulo 25 del Acta de Reformas a la Constitución de 1824 que expresaba: “Los Tribunales de la Federación ampararán a cualquier habitante de la Republica, en el ejercicio y conservación de los derechos que le concedan esta Constitución y las leyes constitucionales, contra todo ataque de los Poderes Legislativo y Ejecutivo, ya de la Federación, ya de los Estados”

 

Sin embargo, a pesar de que el Amparo estaba previsto en el anteriormente referido articulo 25 del Acta de Reformas, en ese momento no se contaba con una Ley reglamentaria en la materia, la imprecisión constitucional motivo que diversas personas presentaran sus demandas de amparo, ya fuese ante un Juzgado de Distrito, un Tribunal de Circuito, incluso ante la misma Suprema Corte, la reacción de los tribunales federales ante tales demandas fue casi la misma; se negaron a tramitarlas, aduciendo que no existía Ley de Amparo en la cual se reglamentara el procedimiento a seguir, por este motivo es importante en grado superlativo la sentencia del Juez Sámano, no solo desde el punto de vista cronológico, es decir, no solo por haber sido la primera, sino también por su contenido jurídico y humano, al elevar la Constitución General de la Republica a la Ley Suprema de la Nación, por encima de cualquier otra codificación e incluso ante la carencia de reglamentación secundaria.

 

Mas de siglo y medio después, el juicio de amparo constituye una de las piedras angulares donde descasa el Estado de Derecho en nuestro país, el juicio de amparo ha sido y sigue siendo el medio mas eficaz que tiene el gobernado para defenderse de la actuación arbitraria de la autoridad, es la aportación jurídica de México para el mundo, hoy a 171 años que se dicto la primera sentencia de amparo en nuestro país, se reconoce el gran genio jurídico de Manuel Crescencio García Rejón y de Mariano Otero, así como el valor personal y moral del juez Pedro Sámano, El amparo es la forma mas eficaz aunque no la única para combatir la tiranía.